El Heraldo / Adriana Quintero hace ejercicio diariamente. Algunos días sale a correr por el Parque de la Electrificadora, y otros va a un gimnasio convencional. El horario habitual en que realiza su actividad física es a las 6 de la mañana. Sin embargo, desde hace dos meses siente que la energía de su cuerpo no es la misma, ya que nota que se cansa muy rápido y que no rinde lo suficiente durante sus entrenamientos. Además, manifiesta que en ocasiones ha presentado mareo, vista borrosa y un desmayo.

Estos síntomas que ha tenido Adriana, también los han sentido muchas personas que hacen deporte, especialmente cuando la ciudad donde se vive está en una temporada de calor, como la que hace por estos meses en Barranquilla.

Por esto, EL HERALDO consultó con expertos sobre cómo las altas temperaturas afectan el cuerpo y los cuidados que se deben tener a la hora de ejercitarse para esta temporada calurosa.

La doctora Ledy Pión, especializada en medicina deportiva, explica que las altas temperaturas del ambiente son un factor altamente negativo para las personas que realizan actividad física porque les produce una temperatura elevada en el cuerpo y la pérdida de calor por la deshidratación. “Esto puede producir en el organismo una pérdida del equilibrio de las partes internas, una alteración del metabolismo, y la persona puede sufrir desmayos o golpes de calor”, afirma.

Así mismo, Álex Morales, entrenador personal de Noisy Town Crossfit, cuenta que entrenar a altas temperaturas produce que la personas tenga mucha más sudoración y elimine minerales como el sodio y potasio, que ayudan a retener líquidos en el cuerpo.

“Cuando hay calor también hay respuestas fisiológicas como la disminución del plasma en la sangre, que es el líquido que nos ayuda a llevar los glóbulos rojos y blancos a toda la sangre”, sostiene Morales, y agrega que las altas temperaturas producen un aumento de ácido láctico.

El entrenador personal explica que durante esos momentos pueden existir calambres, estrés y un efecto que se llama ‘abrigo de la piel’, que sucede cuando entre más se calienta la piel, más se calienta el cuerpo. “Es uno de los efectos que causa entrenar a altas temperaturas, ya sea afuera en el parque o dentro de un gimnasio”, dice.

La especialista Pión asegura que la principal afección del calor en el cuerpo es la deshidratación. Sostiene que por esto, cuando una persona va a realizar una actividad física, debe prepararse para ir en la mejor forma, y esto se hace hidratándose. “Las personas deben tomar agua antes, durante y después del ejercicio”, asegura la doctora, mientras Morales agrega que la pérdida de líquidos puede ocasionar dolores de cabeza y mareos.

La especialista en deporte agrega que aquellas personas que se ejercitan y presentan hipertensión o diabetes deben mantener su metabolismo estable, por esta razón deben tener un horario adecuado para las actividades físicas. Pión recomienda que los horarios de estas actividades deben cambiar de acuerdo a la ciudad y al factor ambiental. “No es lo mismo hacer ejercicio en Barranquilla que en una ciudad del interior del país”, dice.

Entre las señales que muestra el cuerpo cuando se siente afectado por el calor al momento de la actividad física, la doctora Pión explica que está la hipertermia, que es cuando la temperatura del cuerpo aumenta por encima de lo normal. También se puede presentar la vasodilatación de la piel, que sucede cuando esta se enrojece.

La especialista agrega otra señal que envía el cuerpo es la sensación de disconfort. Explica que es cuando la persona dice no sentirse bien porque algo está fallando. “Aquí se presenta esa sensación visión borrosa que puede llegar a la pérdida del conocimiento o desmayo”, afirma.

Teniendo en cuenta la temperatura que ha hecho en la ciudad desde marzo y hasta estos días, la especialista sugiere que la hora de hacer ejercicio debería ser a las 5 o 5:30 a.m. Esto con el fin de que las actividades físicas se hagan en un horario donde todavía no han salido los rayos del Sol. “En estos meses, a las 6 de la mañana ya hace calor, y se debe suspender  el ejercicio”, sostiene Pión.

“En Barranquilla se debería hacer ejercicio muy temprano o ya hasta después de cinco de la tarde. Uno siempre dice que a las 3 de la tarde la temperatura va bajando, pero en estos momentos en la ciudad no es así”, argumenta la especialista en medicina deportiva.

La principal recomendación de la doctora Pión es que todas las personas, realicen o no entrenamientos deportivos, se hidraten constantemente durante el día. Por esto, sugiere que cada persona compre un termo y lo mantenga con agua fresca para ingerir en cualquier lugar donde esté. “La persona que hace más deporte, y que lo hace a una intensidad mayor, debe agregarle a este líquido electrolitos mínimos, los recomendados de una forma estándar”, dice.

Los electrolitos son minerales presentes en la sangre y otros líquidos corporales que llevan una carga eléctrica. Estos afectan procesos importantes del ser humano, entre ellos la cantidad de agua, la acidez de la sangre -el ph- y la actividad muscular. Los más comunes son calcio, cloruro, magnesio, fósforo, potasio y sodio.

De la misma manera, Álvaro Soto, entrenador personal y atleta fitness, aconseja que estas personas pueden tomar bebidas isotónicas, que son aquellas que contienen electrolitos, sales minerales y calorías saludables para recuperar la energía del cuerpo. Es decir, bebidas del estilo Gatorade y Power, algunas de las marcas más comerciales.

1. Hidratación pre-entrenamiento Los expertos recomiendan que antes de entrenar se debe tomar buena cantidad de agua, aproximadamente un hora y media antes de iniciar el ejercicio. “Hay que tener cuidado con la reducción de sodio, que es el que hace que retengamos líquido en nuestro cuerpo, así que no se debe eliminar del todo”, cuenta el entrenador personal Álex Morales.

2. Usar ropa adecuada La vestimenta es un factor importante a la hora de ejercitarse. Los expertos aconsejan utilizar ropa fresca. Nada de buzos, ni camisas de mangas largas. Por lo contrario, se deben usar camisillas y ropa con tecnología que hace que se seque rápido y además es de rápida transpiración. No recomiendan usar telas de algodón, plásticas o de 100% látex.

3. Horarios según el clima Expertos aconsejan que en la temporada de calor se deben tener muy en cuenta los horarios para ejercitarse. Lo que más recomiendan es hacer las actividades deportivas muy temprano, tipo de 5 a 6 de la mañana, o esperar hasta después de 5 de la tarde.

4. Mantener un ritmo cardíaco Otra de las recomendaciones que hacen los expertos en actividades deportivas es que, durante el ejercicio, las personas deberían disminuir la velocidad con la que lo hacen, es decir, no exigirse al máximo, tratando de respirar con calma y manteniendo un ritmo cardíaco para no causar excesiva fatiga en el cuerpo y deshidratación.

5. HIdratación postentrenamiento Los expertos aseguran que lo más importante es la hidratación después del entrenamiento, no solo con agua, sino con electrolitos, que los contienen bebidas isotónicas como Gatorade y Power. También recomiendan agua de coco. Así mismo, que cada persona tenga consigo un termo para que pueda tomar aproximadamente 3 litros de agua al día y se mantenga hidratada.

Tecnología en la ropa deportiva . La tecnología en la ropa deportiva avanza cada día más, todo con el fin de que las personas puedan transpirar mejor y las prendas ayuden al máximo en sus entrenamientos deportivos. La marca Athos, por ejemplo, tiene prendas que lucen normales, pero que sorprenden al tener pequeños sensores que miden la calidad del ejercicio realizado. Estos monitorean las pulsaciones del corazón, el grupo de músculos trabajados o si la rutina causó un sobreentrenamiento en el cuerpo. Y toda esa información es enviada por ‘bluetooth’ a una aplicación de celular. Por otro lado, marcas deportivas comerciales tienen en sus prendas tecnología que hacen que la humedad se transporte a la superficie de la ropa para que se facilite su evaporación. La de Nike es conocida como Dri-fit, y la de Adidas, Clima-Cool.