El Caribe / Desde hace ya varias semanas las mediciones del clima en la ciudad han sido cambiantes. La región se encuentra en un periodo de transición, se puede experimentar calor y luego un agradable fresco en las noches o las madrugadas, y a veces muchas lluvias. Por estos contrastes climáticos, síntomas como estornudos, dolor de cabeza, malestar general, congestión nasal, tos que degeneran en ronquera y dolor de garganta, se pueden volver comunes en esta temporada. La garganta es una parte de nuestra anatomía que está expuesta al padecimiento de enfermedades todo el tiempo. Ya sea por tragar un poco de aire frío o por comer algo que no favorezca a nuestro organismo, en invierno o en verano; por lo que debemos tener mucho cuidado. Debido a que es una parte interior del cuerpo conectada o muy expuesta al exterior, la garganta tiene cierta tendencia a padecer más rápidamente de enfermedades que otras partes del cuerpo. Muchos son los factores que pueden ocasionar molestias en la garganta, y dentro de los más comunes se pueden enumerar las infecciones debido a virus y bacterias comunes en esta época del año. Las alergias al moho, polen y caspa de mascotas, y los ambientes contaminados y húmedos, también influyen de manera especial. “Las enfermedades más frecuentes con el cambio de clima de estas épocas son las de las vías respiratorias superiores, entre las que se encuentran la gripe, resfriado común, rinofaringitis, amigdalitis, bronquitis y neumonía”, manifestó el doctor Luis Reyes, epidemiólogo del Hospital Infantil Robert Reid Cabral, quien además explicó que la mayoría de estas enfermedades son de tipo viral, pero no deja de existir la posibilidad de que en ellas haya infecciones de tipo bacteriano. Reyes explicó que las poblaciones más susceptibles a estas enfermedades siempre son los más pequeños y los más viejitos, porque los niños no han desarrollado todo su sistema inmunológico y los adultos lo están perdiendo. Las personas muy propensas, como los que son alérgicos, también sufren mucho con estos cambios de temperatura, así como aquellos que ya tienen una enfermedad base, indicó el galeno. “Por ejemplo, el aire frío que entra por nuestra boca afecta directamente a nuestra garganta, generando irritaciones o infecciones, y esto nos puede provocar enfermedades como las que hemos mencionado. Es por eso que resultará conveniente mantener esta área bien cubierta, sobre todo si es que somos propensos a una infección”, recomendó el especialista. Cuidado con la tos persistente y seca La causa más común que se le atribuye a la presencia de la tos persistente en adultos es la combinación de un proceso vírico (rinovirus, adenovirus, virus gripales, u otros) con hiper-reactividad bronquial de tos persistente. “Si la tos no es tratada se puede convertir en algo continuo, afectando nuestra garganta y pecho e impidiéndonos realizar de forma productiva nuestras actividades diarias; por eso te mostramos algunas recomendaciones para aliviar la tos persistente”, comenta Reyes. La tos persistente, y en general la tos irritativa y seca, es más habitual en épocas del año de más frío, como son invierno y otoño, pero tampoco se puede menospreciar el aumento de virus que hay en primavera. Si la tos persistente viene acompañada por sonidos parecidos al de un pito, o de tirantez en el pecho, o de sensación de ahogo, en lugar de hiperactividad se estará frente al asma bronquial, por lo que lo recomendable es visitar el otorrinolaringólogo, o en su defecto , al neumólogo para descartar problemas mayores que puedan desencadenar en neumonía, bronquitis, y a veces hasta en la muerte, dice Reyes. La ronquera también llega La ronquera también se hace presente en esta temporada. La misma se refiere a la dificultad para producir sonidos al tratar de hablar, los cuales pueden ser débiles, velados, chillones y el tono y la calidad de la voz pueden cambiar. La ronquera casi siempre es causada por un problema en las cuerdas vocales, ubicadas en la garganta. Cuando éstas resultan inflamadas o infectadas se hinchan y pueden causar ronquera. La ronquera puede ser a corto plazo (aguda) o prolongada (crónica). El reposo y el tiempo pueden mejorarla. Pero si perdura más de dos semanas y sobrepasa el mes debe ser examinada de manera urgente por el especialista correspondiente. l

Consejo La prevención es la base para prevenir todas las enfermedades por cambio de clima. Protéjase del frío vistiendo ropa que mantengan el cuerpo caliente o tibio. Duerma retirado de las ventanas y paredes, esto puede ayudar a combatir las afecciones de las vías respiratorias y las afecciones de la garganta.

Saber Los alimentos que consumas cada día también influyen de forma más o menos decisiva en el cuidado y la salud de tu garganta. Si sigues una dieta poco equilibrada y malsana tu salud no será la más adecuada, de manera que te enfermarás con mucho más facilidad.