La Nacion / @tipsfemeninos_//Llevar una vida sana y darles espacio a distintas rutinas de bienestar está de moda, pero no se trata de un invento de estos días, ni mucho menos. En Occidente, hace siglos (¡milenios!) que el equilibrio entre cuerpo y mente tiene un lugar preponderante en la cultura, y con mucho glamour y sofisticación incluidos. Bajo esos conceptos nació, en el año 109 d. C., el primer spa el cual contaba con piscinas de distintas temperaturas, salas de masajes, vestuarios y otras instalaciones que desde entonces hacen a la estructura básica de los spas.

El objetivo era que los romanos fueran a estos lugares para descansar. Al pasar los años, la calidad de vida de las poblaciones mejoró notablemente y los avances técnicos reemplazaron a muchos de esos servicios que se ofrecían inicialmente, pero la necesidad de contar con ofertas específicas para el relax siguió vigente y esa es la razón por la cual los spas no solo se multiplicaron, sino que además diversificaron sus propuestas. Gracias a este maravilloso ingenio de los romanos podemos sobrellevar las adversidades de la vida cotidiana.

A continuación te damos unos tips para relajar tu cuerpo y mente:

1. Un día de spa: si quieres tener un día en el spa procura incluir varios momentos de hidroterapia, una parte de tratamientos terapéuticos como masajes o reiki y otra de tratamientos estéticos

2. Tratamientos en el spa: actualmente existe un montón de otros servicios que pueden sumarse a la hidroterapia, según lo que necesites o prefieras. puedes tomar unos masajes hidratantes con piedras calientes, baño de chocolate, limpieza e hidratación facial. La chocolaterapia genera producción de serotonina, un neurotransmisor que provoca sensación de bienestar, nos explica los expertos. “Además, energiza y ayuda a hidratar la piel y a darle tonicidad”.

3. Maneras de relajarse de los hombres y mujeres: A la hora de relajarse, los hombres y las mujeres tienen (como en todo) sus preferencias. “Los varones eligen los masajes más intensos, que van a la musculatura profunda, y las mujeres, en cambio, los más suaves, como el masaje sueco o aromaterapéutico”, señalan los expertos.

4. El mundo hoy es holístico: Si hablamos de tendencia, en los spas se imponen los tratamientos más alternativos. Son muy requeridos los de armonización con diferentes técnicas, como el reiki o la sanación pránica, las clases de yoga y de tai-chi. Los masajes o baños sonoros, que se realizan con cuencos tibetanos o de crisclubtal de cuarzo, son el hit de este tipo de propuestas. Al golpearlos, los cuencos emiten vibraciones que inducen a la relajación profunda en pocos minutos.

También utilizan los de cristal de cuarzo para finalizar todos los masajes. Además, ofrecen sesiones de reflexología, una técnica que consiste en estimular puntos situados en los pies y las manos.

5. Relax extra large: Para una puesta a punto con todo, puedes elegir una estadía en alguno de los muchos hoteles que tienen spa. Hay muchas opciones procura escoger los que incluyen masajes con piedras calientes, hidroterapia con esencias, vinoterapia y más.

6.Ritmo de vida: si la velocidad de tu vida cotidiana te pone en sintonía con la famosa frase de Mafalda “paren el mundo que me quiero bajar”, te recomendamos llegar al fin del mundo, donde se encuentra Los Cauquenes Resort & Spa, sobre la playa del canal Beagle. Los planes de relax y puesta a punto se realizan con vista al maravilloso paisaje, un ingrediente ideal para olvidarte de todo.

Ahora se ha convertido en un súper plan relajarse, conectar con los sentidos; en un spa todo invita a la introspección, pero eso no implica hacerlo en soledad. Ahora con ofertas tan amplias, cada vez son más los grupos de gente que se anima a disfrutar de estas experiencias en conjunto. Antes primaba la idea de que a los spas asistían señoras solas o parejas pero hoy en día asisten grupos de amigas, hasta para festejar despedidas de solteras.

Los planes de a dos son un clásico, y los spas de hoteles suelen combinarlos con noches de alojamiento y otras promos.

Las cosas buenas sobran: solo falta tu decisión. Frenar el estrés, darse un momento para estar bien y disponer de una buena actitud para enfrentar cada día.