Confirmado /

Si quieres hacer las cosas bien, tendrás que armarte de paciencia…

Es tentador encarar una dieta que promete resultados sorprendentes en poco tiempo, ¿verdad? Pero lo cierto es que sabemos que perder mucho peso rápido puede traer consecuencias desfavorables para el organismo. ¿Por qué? ¡Vamos a averiguarlo!

¿Por qué no deberías perder peso tan rápido?

Siempre cuando empezamos una dieta lo que buscamos son resultados inmediatos, ¿quién tiene tanta paciencia? Si vemos que bajamos muchas libras (o kilos) rápidamente nos ponemos más que felices y solo pensamos en llegar al peso soñado. Pero, ¿qué pasará después? Es fácil responder la pregunta desde nuestros deseos. Todas diríamos: “Una vez que llegue a mi peso ideal, lo mantengo, ¡y listo!”. Pero no es tan fácil…

Cualquiera que haya hecho una dieta exitosa puede decirte que lo de controlar el pesono es tan sencillo y depende en gran medida de cómo hiciste la dieta durante esos meses. Las recetas ultrarápidas no pueden controlar el mantenimiento del peso el día después.

La gran preocupación por la pérdida rápida de libras (o kilos) es que toma un esfuerzo extraordinario en la dieta y el ejercicio, sacrificio que puede ser poco saludable y muy difícil de mantener en el tiempo.

Por si fuera poco, bajar de peso más rápido que lo recomendado hace que corras riesgo de sufrir desnutrición, cálculos biliares, cansancio y malestar general.

Recomendaciones para una pérdida de peso segura

Si estás tratando de perder peso, la tasa segura es de 1 a 2 libras por semana (0,5 y 1 kilo). Aunque puede parecer un ritmo lento, es más probable que de esta manera logres mantener tu peso después. Una libra (0,5 kg) contiene 3.500 calorías, o sea que deberías quemar 500 calorías más de lo que comes todos los días (500 calorías x 7 días=3.500 calorías).

Si pierdes más que eso durante las primeras semanas, es probable que no pierdas tanta grasa como si lo hicieras lentamente. Lo que vas a perder es agua o incluso tejido magro.

Por eso, si quieres estar bien, es mejor no desesperarse por bajar más rápido de lo recomendado. Recuerda que la salud es lo más importante, y que aunque tardes un poco más que en tus locos deseos, vas a bajar de peso, y lo mejor de todo es que después no sufrirás el efecto rebote.

iMujer