El Informador / GUADALAJARA, JALISCO (12/MAY/2016) .- Mantener una alimentación sana es indispensable en la mujer embarazada y si tiene sobrepeso u obesidad debe ser baja en azúcares, grasas y carbohidratos, para evitar la ganancia de peso durante el embarazo y prevenir la llamada diabetes gestacional”, dijo el especialista Salvador Hernández Higareda.

 

El jefe de la División de Gineco-Obstetricia del Hospital de Ginecoobstetricia del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco señaló que la diabetes gestacional se presenta por primera vez en el embarazo alrededor de la semana 20 de gestación, sin ningún antecedente previo de la enfermedad.

 

Explicó que los factores de riesgo más importantes son el antecedente familiar de diabetes, haber tenido bebés demasiado grandes al nacer (macrosómicos), antecedente de pérdidas fetales o neonatales y presentar la obesidad o el sobrepeso que deberíamos vigilar desde la niñez y la adolescencia.

 

El especialista insistió en la necesidad de cambiar nuestra cultura respecto a la forma que nos alimentamos, a fin de evitar enfermedades de este tipo.

 

Indicó que los riesgos de la diabetes gestacional son diversos tanto para la madre como para el bebé, empezando porque hasta en un 70 por ciento las pacientes pueden persistir con diabetes después de su embarazo.

 

Para la mujer, dijo, también existe el riesgo de presentar hipertensión durante el embarazo y con ello la posibilidad de presentar preeclampsia, cetoacidosis, baja de azúcar (hipoglucemia) y parto prematuro, sin mencionar que la mayoría deberá ser dar a luz mediante cesárea.

 

En cuanto al bebé, advirtió que aumenta el riesgo de ser macrosómicos, es decir; más grande de tamaño conforme a su edad gestacional, puede presentar hipoglucemia, descalcificación, alteraciones en glóbulos rojos, piel amarillenta y dificultades respiratorias.

 

“Los pulmones de bebés de mamás con diabetes gestacional maduran más lentamente, entonces pueden presentar complicaciones severas, que incluso los lleven a perder la vida”, destacó Sánchez Higareda.

 

Resaltó que en las mujeres que ya presentan diabetes antes del embarazo, aumenta el riesgo de malformaciones congénitas debido a los altos niveles de glucosa en sangre en los primeros tres meses de la gestación.

 

El especialista mencionó que la prevalencia de diabetes gestacional estimada es de entre el dos y el 12 por ciento por cada 100 mujeres embarazadas, con una mayor incidencia en el grupo de entre 20 y 30 años de edad.

 

Por su parte, la jefa de Enfermería de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) 54 y especialista en Familia, Verónica Orozco Sotelo, apuntó que a la par del control prenatal, se le invita a la paciente embarazada a su módulo PrevenIMSS.

 

Añadió que se busca realizar acciones complementarias que le permitan prevenir y detectar riesgos durante su embarazo, así como detección de enfermedades de transmisión sexual, de diabetes e hipertensión.

 

Durante 2015, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) atendió en Jalisco 459 casos de diabetes gestacional y otorgó dos mil 948 consultas por este motivo en sus clínicas y hospitales.