Confirmado / Son muchos los problemas de índole psicológica que, en un momento determinado de nuestras vidas, pueden afectarnos. Y es que constantemente estamos expuestos a situaciones de estrés que nos generan ansiedad y que acaban repercutiendo en nuestra salud mental y física.

Pero, de igual forma, también hay que tener en cuenta que estos males puedes caer sobre nosotros debido a causas puntuales como, por ejemplo, la pérdida de un ser querido. En cualquier caso, ponerse en manos de reputados profesionales es una solución muy conveniente.

Hoy en día existen infinidad de profesionales en la psicología altamente cualificados como, por ejemplo, los que forman parte de El Prado Psicólogos, que pueden ayudarte a superar tus problemas sean cuales sean. De hecho, estos profesionales se encargan de solucionar a diario y de manera muy efectiva problemas de muy diversa índole que afectan a todo tipo de personas.

¿Cuándo debemos recurrir a un psicólogo?

Un psicólogo, una vez superada su formación académica y su especialización, estará en potestad de trabajar, de forma terapéutica, sobre problemas muy diversos. Entre ellos, tal y como afirman los más recientes estudios, laansiedad, la baja autoestima, las disfunciones sexuales, las adicciones y la falta de autocontrol son los más importantes. Sin embargo, también están capacitados para ayudar a las parejas a solucionar sus conflictos con el propósito de que salven su relación.

 

 

Es importante, antes de que te decantes por un determinado psicólogo, asegurarte de que posee todos los títulos referentes a la profesión que realiza. Asimismo, también lo es que te inspire confianza pues pasarás muchas horas con él y tendrás que hablarle de tu faceta más personal. Además, has de saber que, según el problema que te aqueje, pondrán en práctica, por ejemplo, terapias cognitivo conductuales, coaching, mindfullness, visualización guiada o cualquier otra similar. La determinación vendrá dada según el análisis que realice el especialista.

 

 

Estas terapias se llevan, según el caso, de forma individualizada o en grupo. Y es que, tal y como han demostrado infinidad de estudios y casos prácticos, la terapia de grupo puede aportar muchos beneficios al paciente que se somete a ella. En este sentido, la persona encuentra un espacio libre y sin ataduras en el que ventilar sus problemas y hallar la solución más adecuada a los mismos. De hecho, aquellos que se someten a ella estimulan su crecimiento personal, potencian sus habilidades sociales, se reencuentran con su equilibrio emocional y consiguen las herramientas necesarias para afrontar los problemas que perturban su bienestar.

 

 

En definitiva, visitar a un psicólogo ha dejado de suponer un estigma. Por ello, si tienes un problema psicológico que no puedes superar, no esperes para ponerte en manos de uno que esté bien cualificado y te ofrezca las suficientes garantías. Puedes estar seguro de que es una decisión de la que no te arrepentirás y de la que saldrás reforzado.

 

 

salud al día