El Clarín / Semana 20 del año, época en la que la circulación del virus sincicial respiratorio (SCR) se acerca a su pico. Quizás no todos lo conocen por su nombre, pero sí muchos por sus consecuencias. Sobre todo los papás de nenes chiquitos, ya que es el principal causante de la bronquiolitis, una enfermedad que puede presentar complicaciones, especialmente en bebés de alto riesgo.

La bronquiolitis afecta las vías aéreas inferiores o bronquiolos. Se contagia con facilidad por el contacto directo con las secreciones nasales. Los chiquitos prematuros de bajo peso (inferior a los 1.500 gramos), con enfermedad pulmonar crónica o con cardiopatías congénitas son el grupo más vulnerable a esta enfermedad respiratoria y tienen un riesgo 4 a 5 veces mayor de hospitalización, evolución grave y complicaciones que los chicos sanos, precisó Guillermo Colantonio, jefe de neonatología del Sanatorio Finochietto y coordinador del área en la Clínica y Maternidad Suizo Argentina.

Mirá también: Consejos básicos para prevenir los síntomas del otoño

La rápida detección de los síntomas es esencial para que el chico reciba atención oportuna y reducir así la posibilidad de complicaciones. La enfermedad se presenta con mucosidad nasal, tos, catarro, respiración rápida y con silbidos, agitación y fiebre. Otras señales de alarma son que el chico tenga la piel azulada o muy pálida, que tengas dificultades para comer o dormir y que al respirar se le hundan las costillas .

Mirá también: Ponete a su altura y crialo con respeto

Dado que no hay vacuna que pueda inmunizar contra la bronquiolitis, es necesario reducir la exposición del bebé al virus , que está llegando a su momento de mayor circulación. Para eso, los especialistas recomiendan: mantener la lactancia materna, lavarse las manos, no estar en ambientes con humo (de cigarrillo u otros), evitar el hacinamiento, concurrir a los controles de rutina con el médico, y cumplir con la vacunación (de calendario y la que indique el pediatra). El grupo más vulnerable cuenta con una herramienta adicional: la inmunización pasiva, un anticuerpo monoclonal de aplicación mensual que actúa como una especie de escudo para la protección de los chicos que se encuentran en mayor riesgo.

Mirá también: No abuses de los descongestivos

“Diversos estudios demuestran que si se llevan adelante todas estas medidas de forma conjunta, disminuye la tasa de hospitalización, los días de oxígeno, la gravedad del cuadro respiratorio y, junto con ello, la disminución de la mortalidad también es significativa”, concluyó Colantonio.