Televen / Saber comunicarse es algo necesario pues un 80% del día lo pasamos en eso pero no hablar no es lo único que se necesita para comunicarse eficientemente o ser un buen conversador.

Aquí están errores comunes que hacen que las otras personas no comprendan el mensaje.

Usar demasiadas muletillas: “como”, “Mmm”, “por ejemplo”, “este”, “ósea”, “y que”, entre muchas más, estas hacen la conversación complicada y entorpecen el mensaje.

Usar palabras sofisticadas: A pesar que uno debe utilizar palabras adecuadas, no se debe tomar por costumbre ir por palabras sobre buscadas o demasiados tecnicismos, pues el mensaje se puede volver muy complicado y perder el mensaje.

Invadir el espacio personal: Parece una cosa lógica, pero varios oradores tienden a acercarse demasiado e incomodar a las personas, haciendo que aquellos que lo escuchen pierdan atención de lo que se está diciendo.

Usar demasiado las manos:  O en otro caso no moverse, el orador debe saber mantener la conversación animada, el no moverse puede ser aburrido pero el gesticular demasiado puede distraer al que está escuchando, por lo cual un buen consejo es no mover las manos sobre el rostro.

No hacer contacto visual:  En promedio un adulto hace contacto visual en un 30% a 60% de la conversación, pero según un estudio el mínimo que se debería hacer es un 60% a un 70% para crear una conexión y mantener la atención del oyente.

Moverse demasiado:  Este es especial para oradores enfrente de una audiencia y es el caminar mucho de lado a lado del escenario, una que otra vez esta bien pero si pareciera que estás bailando, entonces pierdes el enfoque de tu audiencia.