@TipsFemeninos // Tips para una rutina en el trabajo // Miami.  Recientemente llegué al trabajo una hora antes. Tenía una meta: dominar el mundo, productividad tempranera. Me preparé un café, abrí mi correo electrónico y lo siguiente que supe es que ya era mediodía. ¿Dónde habían volado las horas? Y lo que es más importante, ¿por qué no logré hacer nada sustancial? Seguro, limpié mi correo, pero no abordé ninguna de las principales tareas pendientes que tenía por hacer.

Luego de mi mañana sin brillo decidí investigar un poco sobre el tema con el objetivo de descubrir la manera correcta de abordar mi primera hora de trabajo. Y con un poco de práctica aprendí lo productiva que se puede ser cuando se reflexiona sobre este punto.

Así que prepárese un café y convierta estas cuatro cosas en su rutina de la mañana en el trabajo:

1. TRÁGUESE EL SAPO El escritor norteamericano Mark Twain dijo que si lo primero que uno hace en la mañana es tragarse un sapo vivo puede pasar el resto del día sabiendo que la cosa no puede ponerse peor. Eso no significa que haya que cambiar el tradicional cortado del desayuno por un sapo, sino que debe hacer su tarea más importante primero.

Estudios recientes han demostrado que la mayoría de la gente tiene la mayor voluntad por la mañana, así que aproveche el impulso y encare su tarea más relevante más temprano.

2. ESTÉ ATENTO A LAS SEÑALES ROJAS Los expertos en productividad recomiendan que pasarse la mañana leyendo y respondiendo correos (como yo descubrí de primera mano) puede descarrilar sus mejores intenciones matutinas. Lo ideal es concentrar la mañana en lo que necesita hacer y no en las pequeñas cosas que la gente necesita de usted. Mire su correo para ver si hay alguna alta prioridad que afectará sus metas para el día y luego haga que arranque el tren.

Como dijo Julie Morgenster, autora del libro Nunca vea su correo por la mañana, al Huffington Post: “Los pedidos e interrupciones y sorpresas inesperadas, y recordatorios y problemas son inacabables…, hay muy poco que no pueda esperar 59 minutos mínimo”. Por lo que si quiere ser más productivo durante el día, aléjese del correo por la mañana. En serio.

3. ARME LA LISTA DE COSAS QUE TIENE POR HACER Organizar la lista de cosas por hacer puede sonar como agregar otra cosa a su lista de cosas por hacer, pero hacerlo es como crear una brújula para que lo guíe a la hora dorada del “cierre”. ¿Cómo decidir qué tarea es “más importante” que otra?

Una opción es el consejo de Laura Vanderkam, experta en administración del tiempo y productividad, y hacerse cinco preguntas: ¿significa un paso hacia una gran meta profesional? ¿Su jefe dice que es primera prioridad? ¿Se gana dinero? ¿Reduce su carga mental? ¿Sólo puede hacerse hoy? Una vez que tenga ordenada la lista, divida las tareas grandes en acciones específicas para concretarlas.

4. SALUDE A SU EQUIPO Se trata de un gesto pequeño, pero poderoso: dígale hola a sus colegas por la mañana. No sólo lo ayudará a comenzar el día de buen humor, sino que hará que en la oficina estén muchos más dispuestos a ayudar a un colega amigable que a un gruñón si necesita ayuda para apagar un incendio por la tarde.

Ahí lo tiene: las cuatro cosas que debería hacer para lograr más en su día de trabajo. Ahora, tómese un café, tráguese un sapo metafórico y póngase a trabajar.

Lo peor, primero Los especialistas aconsejan encarar a primera hora las tareas más difíciles, cuando la voluntad es mayor

Fuente: La Nación