La Nacion / Ethan Hawke y Julie Delpy como Jesse y Cèline.Foto:Archivo Uno de los aspectos más interesantes de la trilogía de Antes del amanecer de Richard Linklater es cómo el director eligió cuidadosamente cada ciudad para representar el estadio de la relación entre Jesse ( Ethan Hawke ) y Cèline ( Julie Delpy ). De este modo, el romanticismo parisino cobra vuelo cuando los protagonistas se reencuentran – nueve años después de una promesa que no se pudo cumplir – en el marco de la presentación del libro de Jesse This Time, testimonio de su incapacidad de soltar el recuerdo de esa chica con la que había caminado las calles de Viena. Antes del atardecer es el film más corto, redondo y preciso de la trilogía, uno en el que hay espacio tanto para lo no dicho (miradas reveladoras) como para el sincericidio de Cèline en esa inolvidable escena en el auto donde se nos muestra hasta qué punto afectó su vida la ausencia de Jesse. Sin embargo, nada supera el fundido a negro del final luego de una declaración de amor tan directa como indirecta que llega con ese “lo sé” de un hombre consciente de que, al perder el avión de regreso a su casa, va a terminar cambiando su vida.

  *2. BATMAN, EL CABALLERO DE LA NOCHE (2008, Christopher Nolan) Heath Ledger como el inolvidable Guasón.Foto:Archivo Si bien la traducción en castellano de la segunda entrega de la trilogía de Christopher Nolan pone a Batman precediendo a su aposición, lo cierto es que su título original ( The Dark Knight ) deliberadamente omite su nombre. Las razones son muchas, pero una se erige como la principal: el protagonista de esta relectura no tiene una sola cara. En consecuencia, el subtexto de Historia de dos ciudades de Charles Dickens no solo reluce con cada sentencia emitida (aunque alcanza otro nivel en la tercera parte, El caballero de la noche asciende) sino que además define intereses generales desde las polaridades. Nolan aprehende antítesis trilladas como civilización y barbarie y lucha de dos mundos (explicitada en la escena del Guasón y la división de barcos) pero sin la necesidad de proveer un consuelo, como diciéndonos que el Mal tampoco está circunscrito a una sola amenaza. El Mal está a la vuelta de cualquier esquina. Asimismo, y más allá de su temática, el fuerte de esta secuela es que, habiendo dejado atrás la obligada etapa del origen del superhéroe, despliega una parafernalia visual intensa y febril, dos adjetivos también descriptivos de la actuación de Heath Ledger .

  *3. HELLBOY II (2008, Guillermo del Toro) Hellboy II o cómo Guillermo del Toro se superó de un film a otro.Foto:Archivo Así como Christopher Nolan encontró en Batman a su objeto de estudio más afín a sus inquietudes como cineasta, lo mismo sucedió con el mexicano Guillermo del Toro y Hellboy . El director, un verdadero amante de lo monstruoso en todas sus formas, toma a este gran personaje concebido por Mike Mignola para Dark Horse Comics, demostrando hasta qué punto el amor por la criatura es capaz de teñir todo el relato. Para el caso, veamos la secuencia en la que ese outcast cesa con las batallas para ponerse a llorar por amor al ritmo de “Can’t Smile Without You”, mientras su amigo Abe Sapien lo consuela. Ese momento sintetiza la postura de Del Toro ante el universo Hellboy: incluso aquellos considerados parias son iguales al resto del mundo, hay sentimientos que son incuestionablemente universales y el desamor no es la excepción. Por otro lado, la actuación de Ron Perlman pasará a la historia como una de las más subvaloradas del cine de superhéroes, una que oscila entre el sarcasmo, la necedad y la eventual calidez cuando Liz Sherman le da la noticia a Hellboy de que los espera una numerosa familia en el futuro.

  *4. EVIL DEAD 2: NOCHE ALUCINANTE (1987, Sam Raimi) El gran Bruce Campbell en Noche alucinante.Foto:Archivo En las instancias de presentación de su serie Ash vs Evil Dead a diferentes cadenas televisivas, Sam Raimi priorizó los requerimientos de los fanáticos antes que los pedidos corporativos. Él mismo lo explicó en una entrevista: “lo más importante siempre fue darle al fan lo que sentía que quería ver, Ash es un antihéroe, un cobarde, un idiota que se cree un Casanova, a priori no era un personaje fácil de vender”. Finalmente, la serie fue emitida por Starz y no solo no decepcionó sino que se complementó a la perfección con la trilogía de culto iniciada allá por 1981. Noche alucinante, la predecesora de la no menos brillante Army of Darkness de 1992, nos reconecta con Ash (el enorme Bruce Campbell) y su incesante lucha con el Necronomicón. Noche alucinante es la viva prueba de que la comedia negra es lo que mejor le sienta a Raimi (quien co-escribió el film junto a Scott Spiegel), como también pudimos ver años más tarde cuando regresó a las fuentes con Arrástrame al infierno , un delirio análogo al de la secuela que nos ocupa.

  *5. COMANDO ESPECIAL 2 (2014, Phil Lord y Christopher Miller) Jonah Hill y Channing Tatum en Comando especial, la secuela.Foto:Archivo ¿Alguien le tenía fe a una adaptación cinematográfica de una serie que ya todos habíamos olvidado? Cuando vimos lo que la dupla imbatible de Phil Lord-Christopher Miller pudo hacer con el material de base en Comando especial (más conocida como 21 Jump Street) la respuesta mutó definitivamente. Sí, una parodia de esta categoría era necesaria. El principal encanto de la primera parte era esa autoconsciencia representada por el personaje de Nick Offerman, quien oficia como la voz del espectador preguntándose por qué las secuelas y remakes funcionan cuando en teoría denotan una conducta perezosa y poco inspirada. En 22 Jump Street, y a pesar de la ausencia de Brie Larson , Schmidt ( Jonah Hill ) y Jenko ( Channing Tatum ) refuerzan ese bromance con hilarantes secuencias en las que ambos se comportan como una verdadera pareja mientras intentan hacerse pasar por hermanos universitarios y hacer exactamente lo mismo que en el film anterior (“infiltrate the dealers, find the supplier”). De yapa, Lord y Miller añaden una eterna escena post-créditos que es de lo mejor que ha dado la comedia en años.

  *DE YAPA: la madre de todas las secuelas: EL PADRINO II:   PARTICIPACIÓN. ¿Qué otras grandes secuelas podrían sumar a este conteo? En esta nota: Top five Ethan Hawke Julie Delpy Heath Ledger Jonah Hill Christopher Nolan Sam Raimi Channing Tatum Richard Linklater Brie Larson LA NACION Canal Espectáculos Cine