Confirmado / Tú, yo y los kilos. Todos conocen el impacto negativo que tiene el sobrepeso en la salud y ya cada persona debe haber tomado uno de dos caminos: hacer lo necesario para eliminar kilos o pulsar la tecla ?ignorar?.

La lucha por rebajar siempre se ha considerado una cruzada solitaria en la que la persona trata de vencer a las malvadas calorías mientras los que están a su alrededor la aúpan o la tientan. Pero, al parecer, esta batalla sí tiene efectos colaterales.

Un estudio realizado por científicos de North Carolina State University y University of Texas determinó que la decisión de bajar de peso puede afectar positiva o negativamente la vida en pareja.

El estudio

Fueron encuestadas 21 parejas estadounidenses en las que uno de sus miembros redujo su peso de manera considerable en un lapso de dos años. Después de analizar los cuestionarios, determinaron que el impacto del cambio es innegable.

El documento final de la investigación, Dinámicas de peso, reporta que la mayoría de las parejas se beneficiaron con el cambio y en la lucha contra los kilos hallaron nuevos puntos de encuentro.

Sin embargo, no todo es alegría y salud. En los otros casos se detectó una respuesta negativa ante la pérdida de peso de un miembro de la pareja. ?Algunos de los que no deseaban rebajar manifestaban sentirse amenazados e inseguros. Estos encuestados se resistían al cambio: hacían comentarios negativos a sus parejas, perdían el interés en el sexo o trataban de sabotear los esfuerzos del otro?, señala Lynsey Romo, autor de la investigación.

 
El estudio no llega hasta allá, pero no cuesta inferir que estas relaciones no tienen un final feliz. ?Esto no busca disuadir a nadie de rebajar, pero debería motivar a las personas para manejar mejor los pros y contras que la pérdida de peso genera en sus relaciones?, dice Romo. Así que a ubicarse, señores. Las parejas están para apoyarse y más si se trata de una iniciativa saludable. Si no van a ayudar, no estorben.

 
Fuente: Eme de Mujer