El Caribe / En muchos hogares el área más común es la cocina, ya que hay familias que se reúnen en ese lugar para dialogar sobre el acontecer diario mientras se prepara la comida. Es por ello que muchos diseñadores han recomendado utilizar elementos que sean duraderos, así como también atractivos y que se ajusten a la decoración del lugar. Hay que tener en cuenta que la decoración ecológica se basa en principios básicos como las famosas tres R de la ecología: reciclar, reutilizar y reducir. Entre otras cosas, ello significa que todo aquello que pueda tener una segunda vida será un buen candidato como materia prima para el reciclaje, y también para volver a utilizarse con el mismo u otro fin. Muchos diseñadores han coincidido enque actualmente la tendencia que se está llevando en esta zona de la casa es lo ecológico, por lo que se está utilizando pinturas sin plomo, vajillas de bambú y elementos de reciclaje, de los cuales muchos son fabricados en vidrio y en cerámica con diferentes textura, con la finalidad de armar una composición única para la decoración de la cocina. Actualmente es tendencia para la decoración de las cocinas, las láminas de metal, específicamente las de acero inoxidable y las de cobre, ya que éstas pueden durar por muchos años y se pueden utilizar de diversas formas. Los decoradores también han coincidido en que la tendencia en vinilos para cocinas, tampoco ha pasado de moda durante esta época, por la versatilidad de los modelos existentes, entre los cuales están los unicolores, estampas geométricas, vegetales o lo retro. Los mismos son ideales para colocarse sobre otros materiales menos resistentes, o para darle notas coloridas a la habitación. Una manera muy acertada de decorar la cocina con materiales reciclados es reutilizar envases que usas a diario, como serían las botellas de plástico, las latas de metal o las botellas de vidrio. En esta área puedes dar muchos usos a este tipo de objetos. Por ejemplo, usarlos para guardar tus utensilios como las cucharas de madera, los cuchillos afilados, los cucharones para la sopa, etcétera. Electrodomésticos correctos La cocina suele ser el lugar donde colocamos la mayoría de los aparatos electrónicos y uno de los espacios más transitados del hogar. Por esto, el uso que hacemos del área puede influir tanto en nuestra salud, en la economía, como en el medio ambiente. Los alimentos que cocinamos, el uso que hacemos del agua y la energía, el manejo de los residuos y la elección de los productos de limpieza son hábitos cotidianos que hablan de cuán comprometidas estamos con el cuidado del planeta. Reducir la huella de carbono en la cocina no sólo es algo fácil de aplicar, sino que además puede impactar positivamente en la salud y economía de todos los integrantes del hogar. Si quieres sumarte a esta tendencia, pero no sabes por dónde comenzar, te proponemos estos consejos verdes para incorporarlos junto a tu familia. La adecuada elección de los equipos electrónicos puede hacer la diferencia en el ahorro de energía. El freezer de la nevera, por ejemplo, es el que más consume energía, pero puede ser mucho más eficiente si se elige un modelo de bajo consumo. Otras medidas efectivas son abrir las puertas de la nevera lo menos posible, y mantener el equipo a una temperatura promedio de seis grados centígrados. Respecto a la estufa, una forma sencilla de disminuir el consumo es utilizar difusores en las hornallas, que además de ayudar a una cocción más pareja permiten reducir hasta un 20 % el uso de gas. La cocina es uno de los ambientes que más desechos generan por día. Para reducir la cantidad, lo primero es elegir productos que no tengan tanto embalaje. Luego, es fundamental clasificar los residuos entre orgánicos e inorgánicos: mientras que de los primeros suelen encargarse los recolectores urbanos, los segundos pueden usarse para abonar la tierra de manera segura y saludable. Los detergentes y desengrasantes que suelen aplicarse en la cocina contienen componentes químicos que contaminan el suelo y el agua. Por eso, lo mejor es reemplazarlos por preparados biodegradables y de origen vegetal. También se pueden hacer productos de limpieza caseros, como son los antisépticos a base de aceites del árbol de té. Se trata de un fungicida y antiviral natural (disponible en las tiendas de alimentos sanos), que al mezclarse con agua actúa como desinfectante.

Iluminación En cuanto a luces, las bombillas de bajo consumo son útiles en toda la casa, pero sobre todo en la cocina, donde están prendidas constantemente. Procura poner luces de bajo consumo en todos aquellos espacios donde se mantengan más tiempo encendidas.