Rumberos /

Dramas, comedias, películas o documentales pueden constituir en una gran ayuda para mejorar nuestras destrezas sociales y contar con una vida emocional y afectiva sana.

Ni blanco ni negro, ni villano ni héroe, el televisor que habita nuestros hogares es solo una máquina que, utilizada de manera adecuada, puede llegar a jugar a favor de nuestra salud emocional y la de nuestros seres queridos.

Manejada con astucia la televisión puede ser un aliado en el combate a la depresión y otros males de la salud mental, solo se requiere elegir apropiadamente los contenidos para ver. Observar series como The Leftovers, de alta intensidad emocional y con personajes de complejos sentimientos puede resultar una buena terapia ya que pueden ayudar mejorar nuestro balance bioquímico cerebral.   De acuerdo con investigaciones científicas llevadas a cabo por la Royal Society Open Science un poco de llanto ayuda a liberar sustancias como adrenalina, noradrenalina y oxitocina, que producen un balance bioquímico en nuestro cerebro y nos provoca un alivio emocional. Así se establece en su estudio denominado: “La excitación emocional al ver el drama aumenta el umbral del dolor y la vinculación social”,   Por otra parte, cuando se trata de comprender y analizar a personajes de gran densidad psicológica, como los que se desarrollan en series como Big Little Lies o Sr. Ávila, nos ayudan a estar mejor conectados con otras personas de la vida real. Como sugiere otro estudio también publicado por la Royal Society Open Science, los dramas mejoran la capacidad de las personas para leer los pensamientos y sentimientos de otras personas, una destreza muy adecuada para fortalecer nuestra inteligencia emocional.   El sentimiento contrario, la risa, es un coctel de la hormana oxitocina responsable de equilibrar nuestras emociones. Así, si va a sacar tiempo para reírse, lo mejor es que lo haga con una buena dosis de humor inteligente Programas como el Show de Amy Schumer: Live at the Apollo y Chumel con Chumel Torres son excelentes candidatos para combatir cualquier aviso de depresión en manos de la ironía y picardía más fina.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades mentales representan actualmente el 13% del total mundial y afectan aproximadamente a 700 millones de personas. No obstante, una de las recetas más mencionadas en la psicología actual es la relevancia de tener una vida social satisfactoria para reducir la probabilidad de enfermedades mentales.

Las personas con lazos sociales fuertes con su familia, amigos o compañeros son más felices y más positivos. No cabe duda que la ver la televisión es una de esas actividades que se pueden realizar en conjunto y que permiten a las personas compartir un tema común, intercambiar impresiones, expresar sentimientos y contar con ese punto adicional de emoción que implica las ganas de saber qué va a pasar en el capítulo próximo, claramente, cualquiera que haya visto la serie Game of Thrones y Westworld por mencionar algunas, tendrá un tema de conversación para el almuerzo en el trabajo o fuera de la oficina.

También la televisión en familia resulta ideal y si se cuenta con niños pequeños en casa, que puedan disfrutar de una película como Intensamente (a propósito del tema de las emociones), o quizá con clásicos de la animación como Buscando a Nemo, o Toy Story, resulta profundamente agradable, especialmente si se comparten las risas y comentarios con quienes más queremos.

Por otro lado, se dice que “mente sana en cuerpo sano”, y la televisión también tiene alternativas para quien lo que busca es su salud física. Mucho se ha dicho que la televisión causa sedentarismo, sin embargo, visto de otra manera, un programa informativo con temas de salud actuales nos permite tener una visión más clara de lo que tenemos que hacer para aspirar a un mayor bienestar físico.

Un documental como Weight Of The Nation, es un ejemplo de ese tipo de producto audiovisual que hace que quieras saltar del sillón y buscar una banda corredora. También títulos como La vida según Sam, Primo Lejano o Huérfanos del Ébola, le permitirán tener mayor conciencia sobre su propia salud.   CONSEJOS   Pocas cosas suceden de la noche a la mañana, y para estar bien prevenidos y ser cautos con nuestra salud, no están demás una serie de consejos para cuando observe la televisión.

Evite observar la televisión totalmente a oscuras ya que la pantalla envía a nuestros ojos luces de bastante intensidad.

Vea la televisión a la distancia adecuada, esto dependerá del tamaño de la pantalla.

Finalmente, cuide su postura. Evite posiciones forzadas que le provoquen dolor de cuello o espalda.