Su Noticiero / Las Navidades están llenas de emociones, de sentimientos, de alegrías, de regalos…..y de calorías.

Y es que es normal haber cogido unos kilos cuando vuelves a la rutina después de los excesos de la Navidad. Aún así, ya sabes que si has cogido máximo 2 kilos, estás de enhorabuena pues con la vuelta a tu vida normal se perderán sin apenas esfuerzo.

Aún así no hay que tener miedo a las comidas navideñas si tienes en cuenta estos alimentos que puedes comer sin tener miedo a engordar demasiado. Eso sí, siempre con moderación.

Mariscos: Estamos ante un capricho por su elevado precio, y más en estas fechas, pero lo cierto es que es uno de los mejores alimentos de los que se puede “abusar. Tienen poca grasa, pocos hidratos de carbono y bastantes proteínas, hierro, potasio y sodio.

Pescados: Si quieres hilar fino elige el pescado blanco, que es el que menos grasa aporta. Aprovecha estas fiestas para cocinar un buen rape, rodaballo o merluza. Pero si la balanza la prefieres a favor del pescado azul no tienes que preocuparte pues las grasas que contiene son las conocidas como “grasas buenas”, el Omega-3. Para esta opción escoge sardinas, atún, salmón o anchoas.

Setas: Aunque para mi gusto huelen mejor de lo que saben, este alimento contiene muy poca grasa y mucho agua, lo que las haces un muy buena opción como guarnición evitando así las tan calóricas salsas o patatas fritas.

Mejillones y almejas: Cocinados al vapor y con la salsa justa se convierten en un gran complemento para estas fechas. No engordan prácticamente y es un alimento muy rico en hierro.

Pavo: Trayéndolo de USA, el pavo se ha vuelto más que tradicional en la Navidad (aunque prefiero mil veces más el cordero de mi abuela…). Es muy rico en proteínas y bajo en grasa. El problema es que no es normal ver familias enteras cenando unas pechugas de pavo a la plancha. La opción más tradicional es rellenar el pavo y meterlo en el horno. Por tanto sobra decir que donde hay que tener cuidado es en el relleno y en las salsa que lo acompaña.

Espárragos: Es un buen entrante gracias a su alto contenido en agua y a la poca grasa que tienen. Así que si esta es tu opción para la pre-cena ya sabes que debes evitar la mayonesa y elegir una buena vinagreta por ejemplo.

Chipirones: Si descartas hacerlos en su tinta es una buena apuesta para la mesa de Navidad. Prueba a hacerlos al ajillo, tienen menos grasa y además evita la tentación de hacer barquitos de pan en el plato.

Chocolate negro: Se acaba la cena y sacan la bandeja llena de dulces navideños. Si no quieres que se te estalle la vena del ojo al verla pasar de largo elige el chocolate negro.

SuNoticiero