Su Noticiero / Este pequeño fruto es considerado una de la bayas más nutritivas y saludables de todas, de hecho, ha formado parte de la dieta básica de las tribus indias del Amazonas desde hace cientos de años por sus fantásticas propiedades.

Su apariencia es similar a la de las uvas púrpuras, pero con el sabor característico de las bayas tropicales, una mezcla de vino y sabor chocolate. Se trata de un fruto propio de tierras brasileñas (aunque también se asienta en Venezuela, Colombia y Ecuador) y se obtiene de la palmera de Asai, que suele crecer en zonas húmedas e inundables. Sin embargo, a pesar de ser un fruto nativo de Brasil, su reputación va en incremento por toda América del Sur; de hecho, en países como Perú, se usa para combatir alteraciones cutáneas.

Las bayas de Acaí, ¿un superalimento?

El Acaí es conocido por los expertos como un “superalimento” o una “megafruta” por las propiedades sumamente beneficiosas que se le atribuyen debido a su composición química rica en antioxidantes, vitaminas y minerales. De hecho, es un fruto hoy en día muy estudiado por la ciencia debido a que se cree que puede poseer beneficios que ayudan a reducir el desarrollo de cáncer y de determinados tumores.

Se cree que las propiedades antioxidantes de las bayas de Acaí son consecuencia de las zonas en las que crece, las regiones tropicales cercanas al ecuador. En estas zonas las radiaciones ultravioletas (UVA) son mucho más potentes, lo que hace que el fruto cree gran cantidad de sustancias para protegerse de la oxidación: los ya mencionados antioxidantes.

De éstos, los más destacados son las antocianinas. Así pues, a groso modo, muchos estudios han demostrado que los antioxidantes presentes en la pulpa de Acaí llevan a cabo efectos a nivel de señalización celular, actividad enzimática, reducción de citoquinas inflamatorias, regulación génica, etc., siendo una de sus principales cualidades el mantenimiento funcional de las vías antioxidantes del organismo. De hecho, diversos estudios han podido asociar el consumo de Acaí con un incremento y mejora del flujo sanguíneo y una mejor salud vascular, lo cual podría disminuir el riesgo de eventos cardiovasculares.

Las otras propiedades de las bayas de Acaí

Aunque son los antioxidantes los componentes más destacables del Acaí, también consta de otros compuestos con propiedades beneficiosas que deberíamos conocer. Entre ellos podemos destacar su concentración en calcio, hierro, vitaminas A, E, C, B1, B2 y B3, fibra y ácidos grasos omega 3, 6 y 9. En el caso de éstos últimos, estamos hablando de ácidos grasos esenciales que intervienen en la disminución del colesterol LDL o perjudicial, mientras que contribuyen a mantener unos niveles normales de colesterol HDL o beneficioso. De hecho, su composición en estos ácidos grasos es muy similar a la del aceite de oliva, por lo que sus propiedades son muy similares, interviniendo también de forma favorable en la función del sistema inmunológico, alivio de dolores artríticos y aterosclerosis, gracias a sus propiedades anti-inflamatorias y reducción del riesgo de problemas cardíacos.

Por ende, según vamos conociendo más sobre este fruto, se puede observar que su composición es rica en ingredientes activos y, por eso, sus beneficios y propiedades medicinales son tantas y tan beneficiosas.

SuNoticiero