Su Noticiero / El Yoga más practicado en la actualidad (y el que seguramente practicas si vas a clases de Yoga en un gimnasio o en un centro) es el Hatha Yoga.

El Hatha Yoga tiene tres partes bien diferenciadas pero que se entrelazan entre sí durante toda la práctica: las posturas, la respiración y la meditación. En los últimos años y debido a la identificación de la práctica del Yoga con el ejercicio físico, el Hatha Yoga para el gran público se ha ido centrando más en su vertiente física y dejando un poco de lado la vertiente espiritual.

Aunque la finalidad de todos los tipos de Yoga es pasar por diferentes posturas acompañadas de la respiración para preparar el cuerpo para la práctica de la meditación, esto puede hacerse de diferentes maneras.

A diferencia de otros tipos de Yoga más dinámicos, en la práctica del Hatha Yoga las posturas o asanas son más pausadas, manteniendo cada una de las posturas durante un número determinado de respiraciones. Se realiza así un buen trabajo isométrico (sin movimiento) de fuerza con nuestro propio peso corporal.

Aunque, nos parezca que es necesario tener mucha flexibilidad o fuerza para comenzar a practicarlo, lo cierto es que las asanas pueden adaptarse a los niveles de los distintos participantes de una clase, ya sea mediante la modificación de las posturas o mediante el uso de implementos o accesorios que nos ayuden a realizarlas.

Entre los beneficios del Hatha Yoga podemos encontrar un mejor control de nuestro cuerpo y del movimiento del mismo en el espacio, una mejora de nuestra fuerza corporal y, sobre todo, de la zona central de nuestro cuerpo, y un mejor control de nuestra respiración.

El Hatha Yoga es ideal para aquellos que quieran iniciarse en la práctica de esta actividad.

SuNoticiero