Su Noticiero / Hoy en día (sobre todo con la operación bikini) son dos los objetivos que predominan en los gimnasios: pérdida de peso y tonificación, e hipertrofia (aumentar la masa corporal).

Para los que quieren incrementar la masa muscular, es obvio que tu entrenamiento principal será el de la fuerza. Al ejercicio cardiovascular debes dedicarle unas dos horas semanales aproximadamente. Aunque si te gusta hacer running y no quieres limitarte a un par de sesiones semanales entonces te recomiendo lo hagas, pero siempre después de tu trabajo principal con las pesas. Puedes hacer todos los días después del entrenamiento 20 minutos suaves ya que además de quemar grasa (olvídate de eso de quemar músculo), estarás mejorando la recuperación muscular al aumentar el flujo sanguíneo a los músculos. Cosa que si complementas con una alimentación orientada a ese entrenamiento, se verá muy beneficiada.

Pero si tu objetivo es perder peso o simplemente tonificar tu musculatura, entonces el trabajo cardiovascular tendrá más protagonismo y debería ser de unas 4 horas a la semana. Con esto buscamos también una mejora del rendimiento que te haga poder aguantar más y mejor esas 4 horas de cardio. Por esa razón una muy buena opción son las clases colectivas puesto que tienen varios tipos de intensidades y trabajan prácticamente todos los músculos del cuerpo.

Y una vez dejado todo esto claro nunca hay que olvidar que si quieres conseguir tus objetivos más rápido siempre es buena ayuda tener en cuenta la suplementación. Aunque intentemos comer equilibradamente, debido a la intensidad del entrenamiento podemos tener carencias de vitaminas, minerales, proteínas, etc.

SuNoticiero