Su Noticiero / Como parece que cada semana salen nuevos materiales, nuevas prendas, nuevos tejidos, o nuevas modas en general, me gustaría daros unas pequeñas pautas a la hora de elegir los complementos más necesarios para ponerte a entrenar.

Y es que muchas veces nos dejamos llevar por modas y nos gastamos el dinero en cosas que luego se quedan en casa, y que acaban no siendo tan necesarias como se pensaba.

Muy bien, pues antes de quemar la tarjeta debemos diferenciar entre los materiales que son necesarios (y con esto me refiero a aquellos que previenen lesiones o hacen el entrenamiento más cómodo) y objetos que mejoran tu entrenamiento (para aquellos que quieren un plus cuando se calzan las zapatillas).

Si eres principiante, mi recomendación es que te ciñas a los materiales necesarios destacando los siguientes:

– Zapatillas: Este punto es de los más importantes. Prácticamente toda actividad parte de tus pies. Si no usas un buen calzado puede repercutir en tus articulaciones y desembocar en una lesión. En mi opinión es aquí donde no debes escatimar a la hora de gastar. Lo mejor es que vayas a una tienda especializada y pidas consejos al dependiente. Nadie mejor que él para asesorarte.

– Camiseta y pantalones: Las verás de hasta 150?. Pues bien, no te preocupes porque no vas a competir en los Juegos Olímpicos de modo que bastará con comprarte unas prendas que transpiren (evita el 100% algodón), que sea ligera, que no te molesten las costuras y, si sales a correr por la calle, que tenga reflectantes.

– Protector solar: Y aquí también incluyo las gafas de sol. Lo que aparentemente parezca una ruta agradable, si el sol comienza a quemarte o a molestarte en los ojos, puede hacer que tu apacible salida se convierta en un infierno.

Básicamente con estos tres productos ya puedes ponerte manos a la obra aunque sí es cierto que puedes hilar más fino en tu entrenamiento con otros materiales como:

– Pulsómetro: La verdad es que he dudado si incluirlo en necesario o específico pero creo que aquí tiene mejor cabida. Los tienes muy baratos que indican simplemente tu frecuencia cardíaca (lo que hará que puedas ajustar más tu entrenamiento manejando distintas intensidades), a los más desarrollados con GPS, adaptaciones para triatlón, altímetro, etc. Para esta última opción debes tener cierto conocimiento sobre entrenamiento para poder exprimir el pulsómetro al máximo.

– Prendas de compresión: Las verás sobre todo como medias que abrazan la pantorrilla. Esto hace que tus músculos tengan menos vibraciones y por consiguiente se cansen menos. Además favorece el retorno venoso lo que se traduce en una mejor recuperación muscular. ¿Prescindible? Totalmente.

– Apps móviles: Aquí he de decir que aunque sea un material específico, creo que es uno de los mejores inventos en cuanto a motivación se refiere. Registra tus entrenamiento, analiza tus tiempos, la altimetría de tu ruta, en algunas puedes competir con amigos. Y precisamente por todo esto, tener una app móvil hace que quieras avanzar más, ser el mejor de tus amigos, y superarte a ti mismo.

SuNoticiero