Informe 21 / Los vómitos son el vaciamiento, por lo general involuntario, del contenido del estómago a través de la boca. Los vómitos constantes no son una enfermedad, sino el síntoma de un problema de salud subyacente y se presentan como mecanismo de defensa en el cuerpo.

En la mayoría de los casos, no necesitarás ningún tratamiento específico y puedes cuidarte en casa hasta que te sientas mejor.

Sigue leyendo y descubre las causas más comunes por las que puedes experimentar vómitos constantes y cómo combatir el problema.

1. Gastroenteritis viral

La gastroenteritis viral es una de las principales razones de la aparición de los vómitos constantes. Se trata de infección intestinal altamente contagiosa conocida comúnmente como gripe estomacal.

Los síntomas incluyen:

-Diarrea -Calambres estomacales -Vómitos

-Las causas de esta infección son variadas, aunque con frecuencia se debe al contacto con una persona infectada o al consumo de alimentos o agua contaminados. Con menos frecuencia, la gripe estomacal puede ser causada por bacterias.

No existe un tratamiento específico para la gastroenteritis y, por lo general, se puede dejar que la infección siga su curso y se cure sola.

Un remedio casero para reducir los efectos de la gastroenteritis es tomar té de menta.

La menta contiene mentol, un aceite esencial que le da a la menta esa sensación de “frescura”, es antiespasmódico y ayuda a aliviar los calambres y la hinchazón.

Además, el mentol tiene propiedades relajantes musculares que reduce los vómitos.

2. Intoxicación por alimentos

Otro de los motivos comunes de los vómitos constantes es la intoxicación alimentaria. En este caso, los síntomas pueden variar dependiendo de qué la causó. Generalmente el cuerpo usa el vómito como una medida de defensa para intentar expulsar las toxinas y curarse.

Las intoxicaciones se presentan cuando consumes alimentos o bebidas contaminadas con bacterias, virus o parásitos. Si bien algunos casos duran más, generalmente desaparecen en unos pocos días.

El vinagre de manzana es un excelente remedio para aliviar los síntomas de una intoxicación alimentaria.

-Al ser ácido por naturaleza, alivia el revestimiento gastrointestinal. -También ayuda a que el ambiente en el estómago sea inhóspito para que las bacterias. -Esto evitará que se reproduzcan y acelera la recuperación.

Ingredientes

-1 cucharadita de vinagre de manzana (15 ml) -1 vaso de agua templada (200 ml)

Preparación

Mezcla los dos ingredientes y bebe. Repite el consumo de este remedio 2 veces al día hasta que los vómitos cesen.

3. Mareos por el movimiento

¿Sueles experimentar vómitos constantes cuando viajas? En ese caso debes saber que tu oído interno es el encargado del movimiento y el equilibrio. Este sistema detecta el movimiento, pero requiere de la confirmación por parte de tu sistema ocular.

Cuando la vista y el oído no coinciden en esta información es común experimentar náuseas, vómitos y mareos. Si eres propenso a marearte al viajar, enfoca tus ojos en un punto fijo y mira siempre hacia adelante. Puedes complementar esto tomando té de manzanilla.

4. Reflujo ácido

El reflujo ácido es la sensación de ardor detrás del esternón que sube hasta la garganta. En algunos casos, este problema puede ser muy doloroso al grado de ser confundido con un ataque al corazón.

En la mayoría de los casos, los síntomas se quedan en la presencia de sabor amargo en la boca, eructos y vómitos constantes.

Para combatir los vómitos causados por reflujo ácido necesitas equilibrar la salud de tu sistema gástrico. Lograr esto es sencillo si consumes suficientes verduras y alimentos integrales, idealmente orgánicos y sin procesar. También debes asegurarte de consumir suficientes alimentos fermentados.

5. Embarazo

Los vómitos constantes también son un síntoma normal del embarazo. Se suelen presentar durante los primeros tres meses y luego desaparecen por sí solos.

Por lo regular, se dan con mayor frecuencia durante la mañana y disminuyen a medida que el día avanza. Los síntomas pueden ser muy desagradables e interferir con su rutina diaria. Si es el caso, prueba con el té de jengibre.

Ingredientes

-1 vaso de agua hirviendo (200 ml) -1 cucharadita de jengibre (5 g) -1 cucharadita de miel (7,5 g)

Preparación

Añade el jengibre y la miel al agua y revuelve bien. Bebe dando pequeños sorbos. Toma un vaso de este té dos veces al día.

Entonces, ¿no me preocupo por los vómitos constantes?

Como dijimos, los vómitos constantes son un síntoma que no debes pasar por alto. Aunque te hemos dado algunos remedios naturales, siempre es importante que acudas con tu médico para descartar cualquier problema mayor.

Si los vómitos no se alivian en 24 horas, consulta a un médico. Recuerda no comer nada inmediatamente después de vomitar y beber suficientes líquidos para evitar la deshidratación.

En caso de que el problema ya lleve más de un par de días, debes beber un suero oral en lugar de agua natural. Puedes elegir uno comercial, siempre que sea bajo en azúcar, o prepararlo en casa.

Fuente: mejorconsalud / MF