El Caribe / “Mente sana, cuerpo sano”. La antigua cita latina que se remonta al pasado romano, pervive como una de las mayores verdades, y cobra especial vigencia en el mundo contemporáneo agobiado por el flagelo del estrés y la ansiedad. Vivimos en una vorágine, andamos siempre acelerados, con los hombros doblegados por infinidad de compromisos, las exigencias del mundo laboral y el imperativo de cumplir obligaciones básicas.

Al ritmo acelerado de la vida se añaden el consumismo, el hedonismo, la presión social por el status, elementos que aumentan los trastornos de ansiedad, los niveles de hipertensión, las úlceras y las depresiones. No es casualidad que se hayan hecho virales en internet las frases: “la presión sube cuando el miedo aprisiona”, ” la alergia aparece cuando el perfeccionamiento se hace intolerable”, “el cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta”, entre muchas otras que aluden al efecto que tiene la mente en el cuerpo. Y es que los estados emocionales suelen ser somatizados, es decir, el cuerpo responde a ellos. Los dolores de cabeza y los de estómago encabezan la lista de las dolencias causadas por el estrés. Y frente a esa realidad crece exponencialmente el número de personas que habiendo hecho conciencia del flagelo del estrés, buscan ayudarse no con medicamentos, sino remirando sus vidas.

Algunos logran desconectarse de las presiones practicando deportes y distintos pasatiempos. Un segmento importante va más allá y persigue un estilo de vida distinto, asume una filosofía de vida y opta por alternativas como el yoga, una ciencia milenaria que ayuda a equilibrar y transformar la energía causada por nuestras emociones negativas.

El yoga, oriundo de la India, busca unir mente y cuerpo, integrarlos armoniosamente. Las posturas o “asanas”, combinadas con la respiración, alivian el estrés, conducen a la serenidad, fortalecen los órganos y rejuvenecen el cuerpo cuando se practican consistentemente bajo la supervisión de un maestro entrenado. “Se trata de un conjunto de disciplinas y prácticas físicas y mentales. El objetivo es lograr un equilibrio entre el cuerpo y la mente. Como tal, la palabra yoga, del sánscrito, significa “unión” “esfuerzo”. Así lo define María José Cergneux, instructora de yoga, en entrevista exclusiva para elCaribe. ¿Qué beneficios recibe un practicante de yoga? -Mejora elasticidad, relaja y tonifica la musculatura. -Aumenta la energía física y mental. -Corrección postural, fortalece la columna vertebral. -Mejora la digestión, circulación, condición del corazón y elimina toxinas. -Fortalece el sistema inmunológico. -Favorece el conocimiento de sí mismo, aumenta la autoestima.

¿Algunas contraindicaciones? Las personas con traumatismos, enfermedades o problemas de columna deben consultar con el médico antes de practicar yoga. Aquellas que tienen trastornos médicos deben buscar a un maestro de yoga que esté familiarizado con su tipo de problema y que quiera prestarle atención individual. Las mujeres embarazadas deben estar dirigidas por un maestro experto en eso, dado que algunas posturas no podrán realizarse durante el embarazo. ¿Quiénes califican y quiénes no para hacer yoga ? Todo el que tenga interés califica. Existen cientos de variaciones del yoga. Tiene que encontrar el tipo de yoga ideal para usted. Practicar yoga es recorrer un camino, es una actitud y un estado mental y físico.

Por tal motivo, cualquier edad es propicia para practicarlo. ¿Cuál ambiente y qué vestimenta se recomienda? Como guía de yoga recomiendo practicar en un lugar tranquilo y apacible. Usar una colchoneta (mat) lo suficientemente larga para permitir que su cuerpo descanse con comodidad. No utilizar una alfombra, porque sus pies pueden resbalar. Evitar posibles interrupciones. Por ejemplo, no usar reloj y desconectar el teléfono. Practicar descalzo y con ropa cómoda. No utilizar joyería. ¿Debe seguirse un plan alimenticio paralelo? Una alimentación saludable es un aspecto fundamental para la práctica del yoga. Las recomendaciones de principios de una dieta para practicantes del yoga son:

– Todo lo que proviene de manera directa de la tierra, el sol, el aire y el agua. Además de comer de forma variada, sencilla y con productos frescos.

-Muchos ?yogis? siguen una alimentación vegetariana. Verduras, cereales, frutas, legumbres, hortalizas, productos lácteos y de miel de abeja.

-Comer despacio, saboreando cada bocado y nunca en exceso. ¿Qué importancia reviste la respiración en esta práctica? Lo primero que aprenderá cuando empiece a practicar yoga será cómo controlar su respiración para conseguir estabilizar su cuerpo y relajarse.

– La respiración juega un papel clave en su cuerpo, por lo tanto, es beneficioso para su salud. La respiración permite eliminar bloqueos. Le ayuda a relajarse, ayuda a conectar cuerpo y mente. Aumenta su energía interna a través del aire que respira.

¿Qué nos lleva al yoga? Son muchos los motivos para empezar a practicar yoga, pero, aunque cada persona busque un objetivo particular cuando se inicia en esta disciplina, los resultados son siempre los mismos: beneficios, beneficios y más beneficios. Para el cuerpo, mente y espíritu.