Política

Obsesión Real

E l Real Madrid está en boca de todos. No sólo por haber ganado tres títulos (de cuatro posibles) en su sección de fútbol. Y dos (de cuatro) en baloncesto. Del Madrid se habla en todo el mundo, como tanto gusta a Florentino , desde Yakarta a Ushuaia, aunque cantan ciertos tonos

Joan Laporta , el Kennedy del Bar�a, lo volvió a hacer en la presentación de un amistoso contra un enfermedad terrible, la ELA. Debió de parecerle que era el marco adecuado para mandarle un dardo al Madrid a cuenta del 0-4, contraprogramando la presentación de R�diger y opacando las famosas palancas que, de momento, no mueven ni un tornillo. Una idea casi tan brillante como la de la famosa pancarta o como aquel arrebato electoral de que con él en el sillón del Bar�a el Madrid no ganaba Copas de Europa . Como si al Madrid hiciera falta tocarle las palmas para ponerle a bailar en la Champions

Desde Londres, pero siempre en clave azulgrana, Pedri , el hombre que pasó tanto frío en Valdebebas , recuerda que ganar no es lo importante, sino la forma de jugar. Proponer. El estilo, el legado, los valores, el ADN y la madre que los trajo. El discurso sería perfecto si ese juego impoluto, ideal, prístino y puro, hubiera servido al Bar�a para ganar algo. Mientras el Everest del fútbol naufragaba en cuartos de la Europa League y estaba tan lejos del líder en la Liga que no había carreteras en Espaáa para hacer el chiste, el Madrid, sin hacer nada de lo que lo demás le exigen, ganaba Liga y Champions y dejaba al resto a dos velas

E l Real Madrid está en boca de todos. No sólo por haber ganado tres títulos (de cuatro posibles) en su sección de fútbol. Y dos (de cuatro) en baloncesto. Del Madrid se habla en todo el mundo, como tanto gusta a Florentino , desde Yakarta a Ushuaia, aunque cantan ciertos tonos

Joan Laporta , el Kennedy del Bar�a, lo volvió a hacer en la presentación de un amistoso contra un enfermedad terrible, la ELA. Debió de parecerle que era el marco adecuado para mandarle un dardo al Madrid a cuenta del 0-4, contraprogramando la presentación de R�diger y opacando las famosas palancas que, de momento, no mueven ni un tornillo. Una idea casi tan brillante como la de la famosa pancarta o como aquel arrebato electoral de que con él en el sillón del Bar�a el Madrid no ganaba Copas de Europa . Como si al Madrid hiciera falta tocarle las palmas para ponerle a bailar en la Champions

Desde Londres, pero siempre en clave azulgrana, Pedri , el hombre que pasó tanto frío en Valdebebas , recuerda que ganar no es lo importante, sino la forma de jugar. Proponer. El estilo, el legado, los valores, el ADN y la madre que los trajo. El discurso sería perfecto si ese juego impoluto, ideal, prístino y puro, hubiera servido al Bar�a para ganar algo. Mientras el Everest del fútbol naufragaba en cuartos de la Europa League y estaba tan lejos del líder en la Liga que no había carreteras en Espaáa para hacer el chiste, el Madrid, sin hacer nada de lo que lo demás le exigen, ganaba Liga y Champions y dejaba al resto a dos velas.

Cualquiera diría que si en vez de preocuparse tanto de ‘Los Otros’ se miraran más el ombligo y asumieran posibles errores y puntos de mejora les podría irles mejor. Pero que no salga de aquí. Al que desde luego le va de cine es al Madrid, siempre en boca de todos, con el único objetivo de seguir perdiendo batallas intrascendentes para ganar guerras aunque sea sin saber cómo coger el fusil, para seguir siendo la Obsesión Real

Destacadas

Más Noticias