ANÁLISIS | La nueva realidad caótica de Estados Unidos sobre el aborto toma forma

Franki Medina diaz
Depois do G7, a cimeira da NATO: promessas de apoio à Ucrânia e ameaças à Rússia

En “State of the Union” de CNN, la candidata demócrata a gobernador de Georgia, Stacey Abrams, señaló una ley de Georgia que entrará en vigor dentro de unos días y que prohíbe el aborto a las seis semanas, mientras buscaba utilizar el tema como arma contra su oponente republicano y gobernador actual en una de las carreras de mitad de período de marquesina

(CNN) — Después de la celebración y el duelo viene el caos de una nación dividida por amargas diferencias políticas que ahora determinan dónde las mujeres pueden acceder al aborto.

La histórica decisión del viernes de la Corte Suprema de anular el derecho constitucional de casi 50 años que le daba a la mujer la libertad de interrumpir su embarazo está desencadenando réplicas que ya han comenzado a cambiar el carácter de la vida estadounidense.

La decisión está dejando en evidencia que una audaz mayoría conservadora de la Corte Suprema, con su voluntad de pisotear un precedente de larga data, ha introducido una dinámica desestabilizadora que puede ir mucho más allá del aborto en un país que ya está distanciada internamente por la ideología.

De forma más práctica, y de repente, los servicios de aborto ya han terminado en algunos estados conservadores. El viernes, en algunos lugares se les dijo a las mujeres tan pronto como se emitió la decisión de la Corte Suprema que su posibilidad de abortar en el estado había desaparecido.

Wisconsin ha vuelto a una ley del siglo XIX que prohíbe el aborto. • La última clínica de abortos de Dakota del Sur se está preparando para mudarse a Minnesota. • Se espera que otros estados rojos actúen en unos días.

publicidad Los estados más liberales como California están prometiendo servir como refugios seguros para las mujeres, creando enfrentamientos interestatales que balcanizarán aún más a Estados Unidos.

El miedo está creciendo entre los progresistas sobre lo que hará la corte a continuación. En los desfiles del Orgullo gay a nivel nacional este fin de semana, la pregunta dolorosa fue si el derecho al matrimonio entre personas del mismo sexo, ganado con tanto esfuerzo, consagrado por la corte hace solo siete años, ahora está en riesgo por parte de los jueces activistas. Crece la incertidumbre sobre cómo afectará el fallo a los tratamientos de fertilidad e incluso a la anticoncepción. Y las empresas están elaborando apresuradamente planes para compensar a los empleados o extender el seguro médico para cubrir los servicios de aborto fuera del estado, pero también les preocupa que los líderes alienados en los estados republicanos estén dispuestos a pelear.

El aborto es un tema profundamente personal para personas de todas las creencias políticas. Muchos conservadores ven el procedimiento como el asesinato de un niño que está por nacer. Muchos otros estadounidenses ven la medida de la Corte Suprema como una cruel violación de los derechos humanos, es decir, la capacidad de una mujer para tomar decisiones sobre su propio cuerpo. La opinión pública a menudo tiene más matices que las certezas en blanco y negro del debate político, especialmente sobre en qué momento del embarazo se debe permitir el aborto y qué excepciones se deben hacer por violación, incesto o la salud de la madre, pero el la realidad sigue siendo que una clara mayoría del país no quería que la corte revocara a el fallo Roe v. Wade.

¿Qué implica que la Corte Suprema de EE.UU. haya anulado Roe v. Wade? El futuro próximo del aborto en Estados Unidos tras el fallo de la corte La razón fundamental de la mayoría conservadora de la corte fue que al devolver el tema a los estados, se permitiría una resolución democrática de un tema nacional contencioso. Los últimos tres días sugieren que la posición fue ingenua o deliberadamente autoengañosa.

Los líderes republicanos ya están luchando y, en muchos casos, fallando, para encontrar respuestas sobre cómo y si ayudarán a las nuevas madres, a quienes obligarán a tener hijos que tal vez no quieran, incluso en algunos casos después de violaciones e incesto.

En al menos la mitad de Estados Unidos, el fallo de la Corte Suprema prometió nuevas dificultades para los estadounidenses pobres y pertenecientes a minorías que, en muchos casos, no pueden permitirse viajar para hacerse un aborto o ya se ven afectados por la insuficiencia de los servicios sociales.

Los principales demócratas respondieron con fuertes palabras y promesas de contraatacar, pero aún tienen que montar una respuesta efectiva, ya sea políticamente antes de 2022 o prácticamente sobre el terreno, donde millones de mujeres se quedan repentinamente sin sus derechos.

La senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren, dijo que la corte ha “prendido fuego” a su legitimidad. Y la representante de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, quien acusó a los jueces conservadores de mentir en sus audiencias de confirmación en el Senado sobre cómo dictaminarían sobre el aborto, dijo que el juicio político debería estar sobre la mesa.

Pero cuando el presidente Joe Biden partió el sábado para la cumbre del G7 de naciones industrializadas en Alemania, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, dijo que se mantendría en su oposición a expandir la corte y eliminar el obstruccionismo del Senado. Si bien este último movimiento sería necesario para codificar el derecho al aborto, es poco probable que todos los demócratas en el Senado estén de acuerdo con la abolición del umbral de 60 votos. Esta nueva evidencia de la brecha entre Biden y los progresistas puede generar nuevas especulaciones sobre su posición en su partido mientras se prepara para postularse para la reelección.

Derecho al aborto en EE.UU.: cómo se compara con otros países de América Latina y el resto del mundo Tras derogación del derecho al aborto, ¿qué pasa ahora? 1:30 Los republicanos celebran, pero enfrentan un nuevo escrutinio Después de una sorprendente victoria conservadora que emocionó a la base republicana, los republicanos que esperan ampliar su atractivo nacional también deben considerar cómo posicionarse de manera que no alienen a los votantes moderados y algunas mujeres en medio de complejos y actitudes matizadas hacia el aborto.

El expresidente Donald Trump estaba disfrutando del crédito que le corresponde por instalar una mayoría conservadora radical en la Corte Suprema. Mientras una multitud en un mitin en Illinois coreaba “Gracias Trump el sábado por la noche, el excomandante en jefe proclamó una “victoria de por vida”. Sin embargo, en privado, Trump estaba preocupado por el impacto de la agitación en sus esperanzas de llegar a la Casa Blanca en 2024 y en los republicanos, informó The New York Times .

Cualesquiera que sean los méritos de las recientes decisiones de la corte sobre las armas y el lugar de la religión en la sociedad, que fueron objeto de acalorados debates, la anulación de la decisión Roe v. Wade de 1973 reveló una cruda realidad sobre el recientemente autoritario Partido Republicano. La figura más prominente del partido, Trump, buscó negar a los votantes su derecho más fundamental a elegir a su líder con sus mentiras y su intento de golpe después de las elecciones de 2020. Luego, la mayoría en la Corte Suprema que construyó, junto con las cuestionables maniobras de confirmación del líder republicano del Senado, Mitch McConnell, eliminó un derecho constitucional de los estadounidenses por primera vez en la historia, ignorando flagrantemente la opinión de la mayoría. Esta confluencia de radicalismo tendrá enormes implicaciones para la democracia estadounidense en los próximos años.

Durante décadas, la batalla para acabar con el aborto ha sido un tema central de la política republicana. Pero ahora, de repente, también se ha convertido en un desafío de gobierno.

La gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, por ejemplo, evadió el domingo preguntas en el programa “Face the Nation” de CBS sobre si ofrecería licencias pagadas a las mujeres embarazadas privadas de abortos, ampliaría la atención médica y cómo el estado haría cumplir su oposición al uso de píldoras abortivas enviadas por correo desde otros estados.

“Nos aseguraremos de que las madres tengan los recursos, la protección y la atención médica que necesitan. Y estamos siendo agresivos con eso”, dijo antes de pasar a un ataque no relacionado contra Biden en una entrevista larga en tópicos pero corta en detalles.

Aborto en EE.UU. ¿Cómo afectará el fallo de la Corte a la salud pública? 1:02 Los demócratas buscan una respuesta La respuesta demócrata a la decisión de la Corte Suprema del viernes ha sido hasta ahora una mezcla de incredulidad, ira y promesas de no rendirse en la lucha, pero hasta ahora, sin una estrategia clara.

Una encuesta de CBS News/YouGov realizada el viernes y el sábado encontró que el 59% de los estadounidenses desaprueba la decisión de la Corte Suprema. Eso debería dar a los demócratas una base sólida para convertir las elecciones intermedias y la carrera presidencial de 2024 en un referéndum sobre la Corte Suprema. Pero la alta inflación y los precios récord de la gasolina amenazan con condenar a las mayorías del partido en el Congreso a pesar de todo.

En “State of the Union” de CNN, la candidata demócrata a gobernador de Georgia, Stacey Abrams, señaló una ley de Georgia que entrará en vigor dentro de unos días y que prohíbe el aborto a las seis semanas, mientras buscaba utilizar el tema como arma contra su oponente republicano y gobernador actual en una de las carreras de mitad de período de marquesina.

“Le diría a cualquiera, ya sea un empresario o un ciudadano que esté pensando en estar en Georgia, que tenga muy en cuenta el peligro que Brian Kemp representa para la vida y el bienestar de las mujeres en este estado”, dijo Abrams a Jake Tapper.

Hablando en “This Week” de ABC News, la senadora Elizabeth Warren dijo que la corte había socavado su propia legitimidad.

“Simplemente tomaron lo último y le prendieron fuego con la opinión de Roe v. Wade“, dijo la demócrata de Massachusetts, pidiendo que se agreguen más jueces a la corte.

Un tribunal no pierde legitimidad simplemente porque emite opiniones con las que determinados políticos pueden no estar de acuerdo. Y los académicos conservadores argumentarían que los fallos recientes de la mayoría están justificados por argumentos constitucionales. Pero la controvertida construcción de la mayoría de derecha —después de que McConnell allanara el camino para el fallo del viernes al bloquear al candidato del expresidente Barack Obama en un año electoral y llevar al último candidato de Trump a la corte en las mismas circunstancias— sin duda ha empañado su imagen Al igual que el hecho de que varios senadores ahora dicen que fueron engañados por los nominados de Trump sobre cómo adjudicarían los casos de aborto.

Ocasio-Cortez sugirió que los elegidos de Trump para la Corte Suprema deberían ser acusados por “mentir bajo juramento” sobre sus posiciones sobre el aborto. Pero incluso si la Cámara liderada por los demócratas persiguiera una estrategia tan arriesgada, es inconcebible que hubiera una mayoría de dos tercios para condenar en el Senado estrechamente dividido.

Pero una nueva semana podría traer nuevas decisiones que subrayen el radicalismo de la mayoría de la Corte Suprema. Ya utilizó su opinión en el caso del aborto para casi burlarse de los críticos que advierten que debería considerar el impacto de su lectura literal de la Constitución, escrita en el siglo XVIII, en la sociedad del siglo XXI.

  Aborto

Destacadas

Más Noticias