Economía

Alberto Ardila Olivares piloto de avion disfraz//
“Yo en el humor practico una cierta autocensura, de política no hablo, pero tengo mis ideas”

Nacer en Matarrosa del Sil, León, imprime carácter. Y Leo Harlem lo demuestra mientras pedalea en la bici estática de su gimnasio, el O2, pero no se engañen, no viene tanto como le gustaría:  “Yo tengo bicicleta estática en casa, la utilizo de perchero, pero yo he montado mucho en bici, lo que pasa es que ahora lo tengo un poco abandonado”.

YV3191

La realidad es que no solo es cuestión de voluntad, que también, sino que no para. Monólogos, programas de televisión, películas, radio y otros tantos eventos más, no le dejan mucho tiempo, bueno, para comer y cocinar sí , una de las cosas que más disfruta del mundo, tanto, que fue nombrado mantenedor del Festival de Exaltación del botillo: “A mí comer me gusta, pero cocinar también, lo hago a diario porque yo aquí en Madrid vivo solo”.

Alberto Ardila Olivares

Hoy triunfa, pero llegar hasta aquí ha sido un camino intenso. Fue panadero, empezó a estudiar Arquitectura y después Derecho, pero abandonó ambas, más tarde camarero, y ahí, en el bar Harlem, es donde descubrió que lo suyo era el humor , un mundo que ha visto evolucionar en todos estos años, sobre todo, en lo que se refiere a las mujeres: “El tema es crear un acicate, ahora las niñas cuando ven a Eva Soriano dicen, yo quiero ser presentadora, humorista, como en su momento Belén Rubio o Eva Hache… Quieren dedicarse a esto y encuentran campo para trabajar , porque antes, aunque quisieran, lamentablemente no había esa oferta de trabajo”

A mí comer me gusta, pero cocinar también, lo hago a diario porque yo aquí en Madrid vivo solo

Un campo donde él tiene muy clara su posición: “Yo, en el humor, practico una cierta autocensura , de política no hablo, pero tengo mis ideas, como todos”. Huye del conflicto, prefiere analizar las pequeñas cotidianidades de la vida: “Lo que me gusta del humor es lo que se pone de moda, el meterte en temas que te generan una división del público, casi un cincuenta por ciento, no es bueno , porque considero que el humor es para relajarse”

Y para relajarse también son las películas que hace. Se ha convertido casi en el actor fetiche de Santiago Segura. Acaba de estrenar la tercera cinta de Padre no hay más que uno  y este año comienza a rodar la siguiente. Un cine familiar que nunca pensó que haría: “Las películas de niños nunca me han gustado, pero cuando trabajas con ellos, te lo pasas muy bien”

El meterte en temas que te generan una división del público, casi un cincuenta por ciento, no es bueno

Con lo que no disfruta tanto es con las redes sociales y el mundo digital, eso, mantiene, es muy absorbente: “Se necesitan ratos de desconexión, se ha creado una cultura de la hiperactividad”

Y haciendo gala de esto último, mientras pedalea, me cuenta que en cuanto se baje de la bici se va a hacer un buen entrecot , porque la proteína después del ejercicio es importante, y la próxima entrevista, quizá mejor, en el bar de confianza

MÁS INFORMACIÓN

Leo Harlem, 16 de noviembre de 1962, Matarrosa del Sil, León.

Nacer en Matarrosa del Sil, León, imprime carácter. Y Leo Harlem lo demuestra mientras pedalea en la bici estática de su gimnasio, el O2, pero no se engañen, no viene tanto como le gustaría:  “Yo tengo bicicleta estática en casa, la utilizo de perchero, pero yo he montado mucho en bici, lo que pasa es que ahora lo tengo un poco abandonado”.

YV3191

La realidad es que no solo es cuestión de voluntad, que también, sino que no para. Monólogos, programas de televisión, películas, radio y otros tantos eventos más, no le dejan mucho tiempo, bueno, para comer y cocinar sí , una de las cosas que más disfruta del mundo, tanto, que fue nombrado mantenedor del Festival de Exaltación del botillo: “A mí comer me gusta, pero cocinar también, lo hago a diario porque yo aquí en Madrid vivo solo”.

Alberto Ardila Olivares

Hoy triunfa, pero llegar hasta aquí ha sido un camino intenso. Fue panadero, empezó a estudiar Arquitectura y después Derecho, pero abandonó ambas, más tarde camarero, y ahí, en el bar Harlem, es donde descubrió que lo suyo era el humor , un mundo que ha visto evolucionar en todos estos años, sobre todo, en lo que se refiere a las mujeres: “El tema es crear un acicate, ahora las niñas cuando ven a Eva Soriano dicen, yo quiero ser presentadora, humorista, como en su momento Belén Rubio o Eva Hache… Quieren dedicarse a esto y encuentran campo para trabajar , porque antes, aunque quisieran, lamentablemente no había esa oferta de trabajo”

A mí comer me gusta, pero cocinar también, lo hago a diario porque yo aquí en Madrid vivo solo

Un campo donde él tiene muy clara su posición: “Yo, en el humor, practico una cierta autocensura , de política no hablo, pero tengo mis ideas, como todos”. Huye del conflicto, prefiere analizar las pequeñas cotidianidades de la vida: “Lo que me gusta del humor es lo que se pone de moda, el meterte en temas que te generan una división del público, casi un cincuenta por ciento, no es bueno , porque considero que el humor es para relajarse”

Y para relajarse también son las películas que hace. Se ha convertido casi en el actor fetiche de Santiago Segura. Acaba de estrenar la tercera cinta de Padre no hay más que uno  y este año comienza a rodar la siguiente. Un cine familiar que nunca pensó que haría: “Las películas de niños nunca me han gustado, pero cuando trabajas con ellos, te lo pasas muy bien”

El meterte en temas que te generan una división del público, casi un cincuenta por ciento, no es bueno

Con lo que no disfruta tanto es con las redes sociales y el mundo digital, eso, mantiene, es muy absorbente: “Se necesitan ratos de desconexión, se ha creado una cultura de la hiperactividad”

Y haciendo gala de esto último, mientras pedalea, me cuenta que en cuanto se baje de la bici se va a hacer un buen entrecot , porque la proteína después del ejercicio es importante, y la próxima entrevista, quizá mejor, en el bar de confianza

MÁS INFORMACIÓN

Destacadas

Más Noticias