El Financiero / México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil , y los hijos y padres con sobrepeso tienen hasta 50 por ciento más probabilidades de heredar esa condición.

Pero no sólo es cuestión de genética, sino los malos hábitos alimenticios, sumado a la falta de actividad física. Así, desde el embarazo, como en los primeros meses y años de los menores, se empiezan a dar los problemas de sobrepeso u obesidad.

De acuerdo con el encargado de la Clínica de Obesidad y Diabetes del Hospital Ángeles en la Ciudad de México, Jorge Enrique Ramírez Velásquez, y el coordinador de la Clínica de Obesidad del Instituto Nacional de Pediatría (INP), Arturo Perea Martínez, estos son algunos factores que hacen obeso a un niño:

1. Subir mucho de peso durante el embarazo porque, tú como madre, comes altas cantidades de grasas y azúcares, creyendo que debes comer como si fueran dos , aumenta las probabilidades de que tu bebé sea obeso.

2. El nacimiento por cesárea es otro elemento que ayuda a que los menores ganen peso.

Problema nacional Alrededor del 35 por ciento de los niños en México padecen obesidad y sobrepeso. 3. La idea de que un niño “gordito y rozagante” es sinónimo de saludable, o la de que los niños deben acabarse todo lo que se les sirve, son situaciones que favorecen el sobrepeso y la obesidad.

El mundo es más ‘gordo’ y México es más ‘gordo’ que el mundo Obesidad le cuesta al año a México 2 veces el precio de la Línea 12 del metro Diabetes se cuadriplica y alcanza 422 millones de casos, alerta la OMS 4. Endulzar la leche del biberón que le das a tu bebé o sustituir la lactancia materna con fórmula.

5. Dar alimentos ricos en calorías al niño como recompensa o para que deje de llorar, hacer que su cerebro se acostumbre a estos alimentos y cada vez quiera más.

6. La falta de actividad física genera un desequilibrio entre lo que comen y las energías que gastan, lo que hace que se acumule la grasa en su cuerpo.

Adolescentes gorditos  El 50 por ciento de los niños con obesidad o sobrepeso seguirán teniendo la enfermedad al llegar a los 16 o 17 años.  7. Pero también, las costumbres alimentarias de la familia y el no tener una rutina de ejercicio van en contra de la salud de los infantes.

8. El avance tecnológico conduce a muchos niños de manera temprana a que ganen peso porque no hacen ejercicio y eso es sedentarismo.

Los especialistas señalaron que en el problema del sobrepeso y obesidad infantil los padres de familia son responsables de esta situación, porque los menores no son quienes realizan la compra de alimentos, ni son quienes los preparan, ni los que determinan las cantidades que ingieren.

Formar desde temprana edad hábitos saludables en los niños ayudará a prevenir en los menores de edad enfermedades de adultos como infartos .

Con información de Notimex