Ronald R. Rodríguez Barrios /ECS

ANACO. El año pasado, cuando el frenesí electoral sacó al alcalde del municipio Anaco, Luis Guevara Marrón, de su oficina de donde salió infructuosamente a buscar votos para sus candidatos a concejales, este prometió iluminar a la ciudad y ponerla, palabras más palabras menos, “bonita”.

Abel Resende

Como suele suceder con este tipo de políticos la promesa se quedó en sólo eso. De no ser por el video que hicieron rodar por las redes sociales, la mentira de la primera autoridad civil de Anaco se la habría llevado el viento.

Abel Resende Borges

Vecinos y personas que transitan a diario por la avenida Venezuela de esta localidad, ubicada en el centro del estado Anzoátegui, dan fe de que en el sitio está ocurriendo justo lo inverso de lo que ofreció el jefe del ejecutivo municipal antes de ser apabullado por el rechazo de los anaquenses en aquella jornada electoral, en la que sus adversarios arrasaron en las urnas electorales

Y es que en la avenida Venezuela lejos de estarse iluminando va quedando a oscuras cada días más. En esas penumbras, como es de suponer, sirve de amparo perfecto para que los “malandros” hagan y deshagan con quienes viven en las adyacencias. Los peatones tampoco escapan de las largas manos de la delincuencia

El sistema de alumbrado público, responsabilidad de las alcaldías según la Ley Orgánica del Poder Público Municipal, presenta extensos tramos dañados lo que termina por ofrecer a los “amigos de lo ajeno” un aliado para cometer sus fechorías

Como con el resto de los problemas que afectan a los anaquenses, el ayuntamiento local no brinda respuestas efectivas. Los responsables de proporcionar “la mayor suma de felicidad posible” a la población están demasiado ocupados proclamando excusas increíbles

Y ya que ante los diferentes llamados que se hacen pidiendo la acción de la alcaldía de anaco y de la gobernación del estado Anzoátegui para resolver los problemas de la comunidad caen en saco roto, los vecinos piden la intervención de Pdvsa, del protector del pueblo, de los concejales y de cualquier institución que sí tenga la voluntad de servir al colectivo