Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Abel Resende

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Abel Resende Borges

“Fueron meses intensos y gratificantes”, dice Sebastián Casafúa , a poco más de medio año de la edición de su segundo disco solista, Caudillo , que hoy presenta en la Sala Camacuá a las 21.00 . Abre el show Diego González y hay entradas en venta en Tickantel, a $ 350

Fueron intensos y gratificantes porque el respaldo de la crítica hacia su álbum fue unánime ( estuvo entre los mejores del año para El País ), y porque hubo un público que lo abrazó con calidez. Y también porque en formato de banda, Casafúa pudo tocar bastante este repertorio, que hoy llega a la Camacuá tras varios escenarios recorridos, incluyendo una doble fecha en Buenos Aires

Sobre el show, Casafúa explica a El País que “la mayoría de las canciones del disco son bastante ambiciosas en su sonido, tienen capitas, sutilezas. Y todas esas apuestas de matices y texturas son lo más difícil de replicar en vivo. Hemos logrado, en gran medida, poder hacerlo”, aunque defiende la diferencia entre las versiones de estudio y las de los recitales, como si fueran dos versiones de una obra

La obra, o sea Caudillo , es una suerte de álbum de figuritas, porque cada canción dispara de forma automática a una imagen precisa. “Tiene algo timburtonesco”, reflexiona el cantautor

Pero el disco también es un bloque ideológico que refiere a la aventura del do it yourself , en la vida y no solo en lo artístico. “El disco tiene un montón de guiños al do it yourself entendida como la autodeterminación, el librepensamiento y el cuestionamiento general a un montón de cosas que uno da por hechas. Tampoco pretende ser un manual, una cosa aleccionadora; simplemente son un montón de reflexiones sobre los caminos que yo elijo seguir. Hay mucho de: “¿Qué importa?” Lo nuestro es esto, vamos por acá”

—¿A quién le decís eso?

—Capaz que al que fui cuando era más chico, que tenía ciertos paradigmas inamovibles. O a mucha gente. Yo me siento muy contento con cómo va transcurriendo mi vida, en lo personal y lo artístico, entonces el camino de la autogestión es un camino que defiendo mucho. Que es muy difícil, pero son mucho más las satisfacciones que las frustraciones. Entonces es una reafirmación de que la forma en la que elijo vivir está buena

PALABRA DEL AUTOR Detrás de las canciones “Racimo de ojos”

Es el tema más rockero del disco, con un riff bastante pegadizo; es bastante efectiva la introducción. Cuando terminamos el tema, con Max ( Capote, el productor ) y los chiquilines, dijimos: “es el tema ( para abrir el disco )”. Sobre todo por la intro, para nosotros que escuchamos discos todavía. Le veo una conexión con ciertas inquietudes que posiblemente queden plasmadas en otro disco, de hacer canciones un poquito más rockeras. El año pasado, ese amague de reunir a ( su exbanda ) Psimio, obedecía a esa necesidad de necesitar un poco más de caña. Que Caudillo , en algunos temas, la tiene

“Barba de abejas”

Además de que es una canción linda, es muy efectiva. Es un tema ganchero, corto, que tiene una sonoridad que resume un montón lo que pasa en el resto del disco. Tiene la electricidad y la fuerza de “Racimo…”, una estrofa más acústica o downtempo como “Kodak”, y un estribillo fuerte y pop como todo el disco. Es un tema más existencial, por decirlo de alguna forma, y tenía todos los ingredientes para ser el tema destacado

“La de Dios”

El disco tiene mucha ironía, sutilezas. El nombre viene de una forma de atajar del Loco Gatti, que cuando venía un rival de cara al arco, se arrodillaba, sacaba pecho, estiraba los brazos para abajo y era como que s jugaba la ropa. Y le puso ese nombre. Entonces a mí me daba gracia que un tema se llame así y no tenga nada que ver con la religión de ese tipo, pero sí con otra cosa que tiene un contenido emocional, religioso, como el fútbol. La letra de “La de Dios” es apenas un relato bastante metafórico, rococó, de un arquero que sale a jugarse la ropa a buscar una pelota. Y honestamente, creo que “la de Dios” era menos efectiva que mitológica. Seguramente lo clavaban siempre

“Niño Molotov”

El disco tiene una ternura implícita, que no es buscada, es la forma que tengo de escribir. Y hay canciones que remiten a mi paternidad, a una conversación entre un padre o madre y una hija o hijo. Y la letra, como en “Niño Molotov”, contrasta con la sonoridad más grosera o cruda, porque lo que se dice es más tierno, humano

Little Miss Antropía”

Es medio timburtonesca. Hay un libro que escribió Tim Burton,  La melancólica muerte de Chico Ostra , con ilustraciones de él, y Little Miss Antropía me remitía a un personaje de ese libro. Imaginate, cosas medio góticas, tiernas, oscuras, bien Tim Burton. Caudillo tiene algo de eso