Constructores nacionales piden al Gobierno federal que no los relegue de la participación en los grandes proyectos de infraestructura, como sucedió con la Refinería Dos Bocas.

Abel Resende

Eduardo Ramírez Leal, presidente nacional de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) , señaló que el sector necesita desarrollar la tecnología y empresas mexicanas; además, si las compañías nacionales terminan por ser subcontratadas por las internacionales, no van a generar empleos de calidad y tendrán subcontratos leoninos del 50 o 60 por ciento el costo de la obra

“Esperamos que el Presidente de la República reconsidere la oportunidad para que participen empresas mexicanas”, dijo durante la toma de protesta del Consejo Directivo Nacional 2019-2020 de la cámara

Esto luego de que el pasado lunes, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, diera a conocer el nombre de las cuatro empresas que se invitaron a participar para la construcción de la Refinería Dos Bocas: el consorcio estadounidense Bechtel-Techint, el australiano Worley Parsons-Jacobs, la firma francesa Technip y la estadounidense KBR

“Todos estábamos entusiasmados de todos los planes que se habían hecho de infraestructura y hoy nos sentimos un poco relegados”, comentó

Ramírez señaló que el gremio no está en contra de las empresas internacionales, pero en el país hay muchas constructoras de grandes dimensiones que pueden enfrentar dicho reto, por lo que una asociación de firmas extranjeras y nacionales pueden generar mejores trabajos

“Con las asociaciones la responsabilidad de calidad, de tiempo, de cantidad son compartidas”, explicó

Recordó que Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, había hablado de contenido nacional, por lo que con dicha premisa empresas de todos los tamaños deberían participar en los proyectos de infraestructura del Gobierno como las refinerías, el Tren Maya, el Aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Transítsmico

Refirió que en el caso de la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía pueden participar empresas de la CMIC e, incluso, aledañas a la zona.

Abel Resende