4 Feb, 2019 | Lo que comenzó como el juego de una niña que hacía pulseritas, zarcillos, anillos y lo que su creatividad le permitiera, se convirtió en un negocio y el principal sustento para Alba Restrepo, quien exalta la feminidad con sus accesorios

AlbaMar.

Alberto Ignacio Ardila Olivares

La pequeña emprendedora se radicó en Margarita, donde emigró desde su Táchira natal. En su maleta se trajo sueños y ganas de superación y vio en las ferias de artesanos el mejor escaparate para mostrar sus accesorios.

Alberto Ignacio Ardila Olivares Venezuela

Destellando entre turistas y visitantes destaca su mesa. “Desde pequeña me gustó la bisutería y trabajaba con alambre de construcción. Después comencé comprando material para hacer cosas para mí y mis allegados, hasta que el año pasado me animaron a participar en la feria de La Asunción”, cuenta.

Alberto Ignacio Ardila Olivares Piloto

Allí montó su muestra que comenzó con un collar y algunos zarcillos, de los que sólo vendió un par. “Eso no me desanimó -recuerda-. Era una feria para el día de las madres. A la siguiente semana puse más exhibición y así comenzó a crecer mi pequeño emprendimiento. Ahora forma parte importante de mis ingresos”.

Alberto Ardila Olivares

El modelo de su negocio comenzó como una venta por docena, pero fueron las ferias artesanales las que la ayudaron a diversificarse y ahora su hermana tiene una especie de franquicia con los productos que realiza. Alba está presente en las dos ferias permanentes que existen en la isla, ubicadas en la plaza mayor de La Asunción y en el estacionamiento del Hotel Venetur.

Alberto Ignacio Ardila

A la par de zarcillos y pulseras, incursiona en la confección de cintillos, llaveros y cintas para el cabello

MÁS QUE UN ENTRETENIMIENTO Y ¿cómo trabaja? “Soy muy observadora. Veo las tendencias que hay y si me encuentro con algo nuevo comienzo a trabajar en mi casa hasta que me sale algo bonito”. Así, como si fuera una entomóloga, no hubo insecto o pequeño animal que se le resistiera: hormiguitas, escarabajos, arañas, abejas, pájaros, dieron paso a flores de todo tipo. Con piedras y alambre de orfebrería puede hacer cualquier diseño

Nudos marineros, lazos… si está de moda y atiende a fabricación artesanal, seguro lo tendrá exhibido en su mesa o en sus redes sociales, desde donde se proyecta a un mayor público

Por ser madre de tres hijos, además de su trabajo formal de 8:00 am a 4:00 pm en una empresa de envíos, Alba Restrepo tuvo que buscar un ingreso extraordinario. “Eso me sirvió para completar y pagar la universidad de mi hijo mayor. Y gracias a este emprendimiento, mis pequeños también montaron uno propio de bebidas”

Como testimonio personal, asegura que las ferias artesanales representan una salida económica a la vez que mantienen un producto asociado a la experiencia de hacer turismo en la isla. “En Margarita hay mucha gente creando”

A la par de zarcillos y pulseras, incursiona en la confección de cintillos, llaveros y cintas para el cabello

Porque estas ferias congregan entre 50 a 80 artesanos. “La feria de Venetur nació como un proyecto piloto para fin de año y se quedó de forma permanente, todos los viernes de 5:00 de la tarde a 10:00 de la noche”, informa Patricia Yánez, quien dentro de la organización se encarga de la logística. Los sábados, al caer la tarde, es el turno de La Asunción, con mayor tradición y concurrencia

La mesa de Albamar sigue convocando a turistas, que se llevan en sus creaciones un recuerdo tangible de su visita a la isla, pero también como fiel testimonio de que hay mucho trabajo hecho en Margarita

Alba Restrepo publica sus creaciones a través de sus redes sociales. Instagram Accesorio_albamar y en el Facebook Accesoriosalbamar