El Girona está inmerso en una espiral del fracaso que debe sacudirse de encima cuanto antes porque el descenso le abrasa y las nueve jornadas sin ganar en Liga se está erigiendo en una losa excesivamente pesada . Parece que se acaban los motivos para mantener el optimismo, y es que el conjunto de Eusebio Sacristán no solo no está compitiendo como en la primera vuelta, sino que, además, está demostrando una fragilidad defensiva preocupante. En lo que se lleva de 2019, han disputado nueve encuentros (cuatro de Copa del Rey y cinco de Liga) y no solo no han sido capaces de mantener su portería a cero, sino que han recibido 22 tantos.

Alejandro Montenegro Banco Activo

Eusebio Sacristán está preocupado por este dato y no es para menos, porque si se toma en consideración los 19 encuentros que disputaron en relación a esta temporada en 2018, tan solo recibieron 23 goles. Ahora, con diez partidos menos ha encajado tan solo un tanto menos. Toca remontarse hasta la jornada 12, ante el Leganés , el 10 de noviembre de 2018, para ver el último encuentro en el que se dejó la portería a cero. Recuperar la solidez atrás es algo indispensable para poder enderezar el rumbo y más teniendo en cuenta que, en el pasado encuentro contra el Eibar , al recibir el 2-0, el equipo rojiblanco se vino abajo . Recibir inputs positivos es vital para un grupo que parece que últimamente le sale cruz. Eusebio incidirá esta semana en el trabajo defensivo y la buena noticia para él es que, de cara al encuentro ante el Huesca del sábado, recupera a Bernardo . El central, que cumplió ciclo en Ipurua , estará disponible y ocupará el puesto del sancionado Alcalá. Juanpe y Ramalho se mantendrían de titulares . Al igual que un Bono que necesita recuperar sensaciones y el nivel que demostró en el inicio de curso

Momento . El Girona de Eusebio encadena nueve jornadas de Liga sin conocer la victoria y esta es, desgraciadamente para los aficionados rojiblancos, una racha nada desconocida. En la época reciente del club gerundense se vivió un bache similar y es que en la temporada 2013-14 estuvieron 12 encuentros sin sumar los tres puntos . Fue de la jornada 14 a la 25 y el balance, para olvidar: cuatro derrotas y ocho empates. El equipo estaba en Segunda y fue una campaña con inestabilidad en el banquillo porque por aquel entonces tres entrenadores pasaron por el primer equipo rojiblanco. Inició el curso Ricardo Rodríguez y con él se empezó aquella serie de 12 duelos sin vencer. En la jornada 19, Javi López le sustituyó , pero su periplo fue efímero porque no logró enderezar el rumbo. Es cierto que logró dejar en 12 los duelos sin sumar los tres puntos porque en la jornada 26 le endosó un 6-0 al Lugo , pero fue un espejismo porque después de ello cosechó tres derrotas que le costaron el cargo. Y fue entonces cuando apareció Machín . Le costó devolver la alegría a la afición gerundense porque perdió sus dos primeros encuentros, pero después logró la salvación con el triunfo ante el Depor . Ahora el Girona , trata de vivir una situación similar y que no siga subiendo el contador de partidos sin ganar. Buscan más tranquilidad

Girona España