La diferencia entre estar influido por el mercado exterior y el salario real será fundamental para determinar que segmentos mostrarán recuperación respecto a 2018 Producción automotriz un sector con potencial que mira lo que pasa en Brasil (Archivo DEF) En 2018 el factor externo fue la primera corriente en contra de la economía argentina que activó una serie de desequilibrios en varios sectores. Las consecuencias en la industria nacional y el consumo se siente hoy y las perspectivas de recuperación no parecen altas. En 2019, la relación de cada sector con el mercado extranjero será lo que a su vez determine su velocidad de recuperación , si bien no se espera que eso redunde en un crecimiento de la economía. Aquellos que se encuentren más vinculados con el mercado interno tardarán en mostrar cifras positivas . Mientras que las que hagan sus mayores apuestas al tipo de cambio competitivo, Brasil y las modificaciones en los precios relativos, estarían entre los primeros en repuntar. Campo, energía y turismo, los primeros en activar El primer jugador en el año será un viejo conocido: el campo. La expectativa fuerte de una cosecha récord de trigo y soja pesa fuerte en todas las proyecciones privadas para el producto de la economía . Un informe de la consultora Econviews calcula que en 2019 el PBI caerá 1 por ciento, pero si se eliminara el efecto de lo generado desde el agro, esa contracción sería bastante más grave: 2,2 por ciento . Según Lorena Giorgio, economista senior de Econviews , el resultado es irónico cuando se considera que el mismo ejercicio aplicado a 2018 es considerablemente distinto: respecto a una proyección de caída del PBI del 2% (el dato oficial del Indec no se conocerá hasta marzo), sin la influencia de la sequía que afectó a las zonas productoras el año pasado, la baja sería de 1,4 por ciento. Sin el sector agropecuario, la caída de la economía de este año sería aún más grave “Estimamos una suba importante para el campo, las actividades mineras, petroleras y gasíferas. También hay sectores industriales que están en una zona más incierta, para los cuales el resultado final depende de que tanto se basen en exportaciones o que tan eficientemente logren reemplazar importaciones con los niveles actuales de tipo de cambio”, explicó Giorgio. En un sentido más técnico, los buenos números en el sector agropecuario serán producto de la suma de la cosecha récord junto con una baja base de comparación. En la minería, mientras tanto, el incremento de cerca del 1% en el año se deberá un “crecimiento genuino luego de una seguidilla de años de estancamiento” . “Los gasíferos y el petroleo son rubros energéticos que dentro de todo evolucionaron bien incluso en el medio de la recesión y llegaron a generar su propia dinámica “, señaló Guido Lorenzo, economista jefe de LCG . En su análisis, aquellos sectores que dependan menos de la demanda interna “serán los primeros en mostrar señales de recuperación”. Jair Bolsonaro en Davos. Las reformas económicas propuestas por el nuevo presidente brasileño están bien vistas por los mercados internacionales (AP) En ese sentido, los analistas no descartan que el gran ganador en materia de avance sea el turismo. Específicamente el receptivo, que con una economía argentina barata en moneda extranjera (no sólo en dólares) podría mostrar el mayor crecimiento de los últimos años. Los últimos: servicios y consumo masivo , los relacionados al salario real Por otro lado, los analistas consideran que sectores dependientes de un mercado interno más activo basado en consumo y en el apalancamiento a través de crédito tendrán un camino más difícil por delante . “En el mercado interno se espera un empleo con poco dinamismo y un estancamiento fuerte en lo que es la rama de servicios y en consumo masivo”, proyectó Lorenzo. La recuperación del salario real a lo largo del año dependerá en parte de la evolución del programa monetario del Banco Central , que en palabras de Federico Furiase de la consultora Eco Go, “seguirá priorizando la estabilidad cambiaria a cambio de seguir con tasas altas que complican el acceso al crédito para apalancar la producción y el consumo”. Terminal del aeropuerto de Ezeiza. El ingreso de turistas al país será una de las primeras actividades en mostrar crecimiento respecto de años anteriores También influenciará en la rama comercial, según Giorgio. “El comercio en general va a estar afectado negativamente durante el año porque en promedio no se espera que los salarios reales mejoren demasiado respecto de 2018”, dijo. Inciertos: Automotriz, Economías Regionales y Construcción Hay sectores que se encuentran en un territorio menos certero a la hora de calcular la velocidad de recuperación este año. En el caso de la construcción , Giorgio consideró que el 2019 del sector “dependerá en gran parte, sino totalmente, de la evolución de las Participaciones Público Privadas y el éxito del Gobierno para conseguir financiamiento a través del esquema”. Las economías regionales, mientras tanto, se dividirán en dos grupos según Lorenzo: aquellas que tengan una mayor proporción de exportaciones en su producción total y las que estén limitadas por el mercado interno para las ventas. El sector más grande y en el que el momento de recuperación es menos claro es el automotor . “Por un lado, hay un mercado internacional en el que las reformas económicas propuestas por Jair Bolsonaro probablemente generen un ciclo virtuoso para la economía brasileña “, comentó Furiase. De concretarse el potencial económico para Brasil (las proyecciones para este año rondan el universo de un crecimiento por 2,5%), la industria automotriz verá un salto considerable. Para los analistas, el foco de este año no estará tanto en el resultado final (pocas proyecciones privadas esperan ver cualquier nivel de crecimiento económico) sino en los sectores que darán las primeras señales de recuperación. Seguí leyendo: YPF acusa pérdida de USD 60 millones por la reducción de los subsidios al gas y revisa inversiones Proyectan que la cosecha para soja, maíz y girasol superará las 100 millones de toneladas