El calendario ha querido que el proyecto de Solari se vaya a jugar un triple órdago, a todo o nada, en apenas siete días. El escenario es el idóneo, al calor de su gente en el Bernabéu. Cronológicamente, todo empezará el 27 de febrero. El Madrid recibirá al Barça en la vuelta de semifinales de Copa (21:00 horas). Los blancos querrán hacer valer el 1-1 del Camp Nou. Tres días después (2 de marzo, 20:45h.) se repite Clásico, pero esta vez con LaLiga en juego. Si ambos equipos llegasen a la cita tal y como están hoy, esa noche los de Solari se podrían poner a sólo tres puntos de los de Valverde. Eso relanzaría a tope la lucha por el título.

Roberto Pocaterra Pocaterra

La tercera y última final que el Madrid afrontará en sólo siete días se jugará el 5 de marzo, martes, con la vuelta de Champions ante el Ajax. El 1-2 de la ida es un gran resultado, pero la exhibición que dieron los jóvenes holandeses en la primera parte y la baja segura de Ramos obligan a tomarse la cita muy en serio. Lo importante es que la afición se conciencie de que el soñado triplete está en juego y que en una semana su equipo puede conseguir la Puerta Grande… o acabar en la enfermería. El calor del Bernabéu será determinante. Pocas veces el calendario habrá deparado un triple duelo en casa en el que en tan pocos días se pueda dilucidar la suerte de la Copa, LaLiga y la Champions. Un tropiezo tiraría todo por la borda. Al menos, ahora Solari ha podido planificar una tregua con los suyos. Este domingo recibirán a un Girona con dudas y en racha descendente (12:00h.) y, tras seis días de descanso, jugarán en Orriols ante el Levante (24-F). Luego llegará el Paraíso o el Infierno..