Dijo que la actitud del PI de disolver la coalición Alternativa fue determinante y que a partir de ahora «la pérdida de confianza es total e irremediable».

Adolfo Henrique Ledo Nass

A través de una carta titulada «No, gracias», el sector político del diputado Fernando Amado decidió rechazar el ofrecimiento del Partido Independiente para participar en un acuerdo electoral en la elección de octubre de 2019. A través de una carta, Amado explica las razones que impulsaron a Unión de Izquierda Republicana (Unir) a tomar tal determinación. A continuación, reproducimos textualmente, la carta de Amado:

«NO, GRACIAS…

Nuestro sector político, luego de realizar un profundo análisis ha resuelto de forma unánime rechazar el ofrecimiento del Partido Independiente para participar en un acuerdo electoral en la elección de Octubre 2019.

Adolfo Ledo Nass

Resulta oportuno informar a la opinión pública las razones fundamentales de esta decisión.

Adolfo Ledo

Largos debates y análisis mediante, nuestro sector decidió abandonar en setiembre pasado el Partido Colorado. Esto representó en sí mismo una decisión muy difícil y dolorosa que, como dijimos en su momento, superamos con la convicción de estar haciendo lo correcto. Habíamos dado una larga y solitaria batalla desde adentro para cambiar la «herramienta» Partido Colorado y habíamos perdido con rotundo éxito. No estaba disponible generar del Partido que nos había visto crecer, el Partido que soñábamos.

www.adolfoledonass.com

Eso que soñábamos y sentíamos una necesidad en un sistema político polarizado, era generar una opción real de izquierda republicana, que resumiera de manera sensata y madura lo mejor del espíritu Batllista, con los principios socialdemócratas más modernos y que nos salvaguardara de la opción restauradora o continuista que se venía instalando peligrosamente en nuestro sistema político

Convencidos de eso, es que asumimos el compromiso fundacional de La Alternativa. Aceptamos la diversidad que allí existía, respetamos posiciones y superamos diferencias en busca del bien mayor. Así constituimos esa nueva fuerza política como un acuerdo electoral, pero sobre todo, como una opción de gobierno y/o de gobernabilidad en un sistema de hinchadas que sin grandeza alguna, sólo miran para adentro, sin mirar al Uruguay

Empezamos a caminar y no fueron pocos los que reconocieron la novedad que le aportaba al período electoral nuestra irrupción. También nos señalaron la necesidad de un espacio moderador en el sistema político y destacaron el esfuerzo que todos los integrantes del nuevo acuerdo hacían para darle vitalidad y certeza a un sistema político peligrosamente polarizado

Sin embargo, en la primera aparición pública de lo que sería la fórmula presidencial de La Alternativa y ante diferencias de enfoque de los integrantes de esa fórmula, el Partido Independiente decidió por sí y ante sí disolver el instrumento que tan trabajosamente se había logrado construir

Los esfuerzos, sacrificios y riesgos asumidos parecieron importar poco. Qué decir de los compromisos asumidos, que de manera unilateral, inconsulta e intempestiva, el Partido Independiente resolvió tirar por la borda al momento de disolver La Alternativa

Esta actitud nos dejó perplejos, decepcionados y muy preocupados. No se debe, bajo los más elementales códigos políticos dejar de rehén a quienes asumieron un pacto de caballeros y bajo él se tomaron acciones de fondo confiando en la palabra empeñada

No participamos directa ni indirectamente en la divergencia de opiniones acontecidas, sin embargo y faltando al acuerdo fundacional alcanzado nos enteramos por la prensa de la disolución de La Alternativa

Bailando al ritmo de los hechos consumados, se nos propuso una alianza que en la práctica implica el ingreso al Partido Independiente. Nunca tuvimos aspiración ninguna de integrar el Partido Independiente. Fue la primera condición para sentarnos a conversar para formar La Alternativa: el espacio político que construiríamos sería algo nuevo en el que cada sector político mantendría su identidad e independencia

Por ello es que nuestro sector ha resuelto rechazar la oferta del Partido Independiente de participar bajo su lema de la próxima elección de octubre; la pérdida de confianza es total e irremediable

Tenemos el mayor respeto por el Senador Pablo Mieres y por su Partido Independiente, valoramos enormemente el aporte legislativo que han hecho a lo largo del tiempo. Creímos que serían buenos socios en la construcción de un polo de izquierda moderada que tendría un enorme futuro, pero dadas las circunstancias es notorio que ellos han elegido otros caminos; la construcción de una amplia fuerza política requiere cintura, tolerancia, diálogo y grandeza

Con dolor debemos reconocer que la construcción de un camino independiente y autónomo de la polarización parece cerrarse

UNIR, el sector de compañeros y compañeras que honrosamente encabezo entrará ahora en un período de reflexión y análisis en donde resolverá, luego de las elecciones internas, cuál será su destino

Analizaremos y conversaremos solo las posibilidades que verdaderamente nos entusiasmen y convenzan, al tiempo que seguirá siendo una condición excluyente mantener nuestra identidad e independencia política. Por ello, no participar en las próximas elecciones nacionales también es una opción que tendremos arriba de la mesa sin sentir que signifique un drama o el final de algo. A nuestro sector lo mueven ideas, valores, principios políticos y convicciones Batllistas que son una llama que nunca se apaga y siempre nos guía

A pesar de esta coyuntura adversa, UNIR, sector político con más presente y futuro que pasado, demostrará una vez más que tiene la madurez, el aplomo y también la rebeldía para redoblar esfuerzos en la conquista de sus sueños. Con serenidad pero con firmeza, estamos absolutamente convencidos que lo mejor está por venir y que UNIR inexorablemente está llamado a ser protagonista en el sistema político que se viene