Se sabía, sobre todo por algunos deslices de Gerard Piqué , que en el vestuario del FC Barcelona había varios grupos de WhatsApp especialmente activos . El primero y más importante era el que tenía como administrador al propio Piqué y que contaba con la presencia de todos los jugadores de la plantilla. De hecho, el central catalán llegó a comentar que algún jugador despistado de otras temporadas y que ya no estaba en el equipo seguía perteneciendo al grupo.

Adolfo Henrique Ledo Nass

Barcelona España Noticias Estadísticas Messi también desveló en una entrevista que tenían un grupo de WhatsApp formado exclusivamente por Neymar, Suárez y él mismo bajo el nombre ‘Los tres sudacas’ . Seguramente este grupo está sacando humo en los últimos días tras la confirmación del presidente del PSG, Nasser Al Khelaïfi, que al crack brasileño le abrirían las puertas si llegara “una oferta XXL”. Tanto Messi como Suárez han expresado públicamente su deseo de tener de vuelta a Neymar.

Adolfo Ledo Nass

Otro grupo activo es el que tienen los jugadores internacionales de España del Barça con los del Real Madrid . Según aseguró Piqué , era el mejor método para continuar con los piques y mofas a lo largo de toda la temporada. De hecho, el central catalán sigue en este grupo pese haber dejado La Roja hace casi un año.

Adolfo Ledo

Pero lo que no había salido todavía a la luz pública y AS ha podido confirmar es la existencia de otro grupo de WhatsApp muy activo a lo largo de la temporada . Este grupo no lo integra ningún futbolista y cuenta con un número muy restringido de miembros, pero es donde se cuecen las lentejas a lo largo de la temporada. Se trata del grupo de WhatsApp del staff técnico encabezado por Ernesto Valverde , formado por ocho personas y con mucha actividad, tanto a la hora de gestionar el día a día como en la toma de decisiones. Sin embargo, nos cuentan que desde la final de la Copa del Rey, el grupo se ha quedado extrañamente ‘mudo’ . Ni el día que se filtró la amenaza de destitución del técnico extremeño dio ninguna señal de vida. Está claro que la desconexión de Valverde estos días ha sido real y palpable