Diario Contraste / 1. Sentadillas clásicas: Empieza con las sentadillas que sabes hacer desde la infancia.

2. Sentadillas llevando la pierna hacia un lado: Llevar la pierna hacia un lado trabaja los glúteos.

3. Sentadillas “sumo”: Este tipo de sentadillas fortalecen el torso y los glúteos a la vez.

4. Sentadillas “sumo” con elevación de brazos: Esto agregará un toque de cardio a tu rutina.

5. Sentadillas entrenando los músculos oblicuos del abdomen: Tu cintura te lo agradecerá.

6. Sentadillas con saltos: Realizando este ejercicio, tonificas también los músculos de los brazos.

7. Sentadillas “piernas juntas”: Es un ejercicio preparativo antes del siguiente.

8. Sentadillas “pistola”: Es un ejercicio difícil con una gran carga en las rodillas. Por lo tanto, realízalo con cuidado y no te sientes demasiado profundo. Para empezar, puedes hacerlo con un soporte.

9. Sentadillas “reverencia”: En este ejercicio participan a la vez muchos grupos de músculos.

10. Sentadillas en una pierna: Este ejercicio fortalece notablemente las pantorillas, la cadera y los glúteos.

11. Sentadillas con un paso hacia un lado: También se le dice “trasero en llamas” porque los músculos se tensan mucho.

12. Sentadillas en salto: Este ejercicio les permite a los músculos descansar después de la posición estática anterior, elimina el ácido láctico y agrega un toque cardio.

Agencias