El número de venezolanos que ingresan diariamente a Ecuador pasó “de 500 a 2.500”, aseguró el presidente Lenín Moreno, por lo que el país planea establecer la referida visa humanitaria para garantizar el flujo de extranjeros de manera “ordenada y segura”. Unos “400.000 hermanos venezolanos se han asentado en Ecuador. Nadie esperaba esa corriente migratoria”, dijo Moreno en su informe anual de labores ante el Congreso. El Mandatario consideró que el aumento de inmigrantes venezolanos se dio después de que el país dejara de exigirles en febrero la presentación de un documento con sus antecedentes penales, a raíz de una medida cautelar, según reseñó el Universal. Asimismo planteó “revisar la Ley de movilidad humana (de Ecuador) y establecer una visa, que posibilite la migración ordenada y segura según exige la ley”. En este sentido, añadió que “lastimosamente el gobierno  de Venezuela nos niega información y no podemos verificar los antecedentes de los ciudadanos venezolanos que ingresan a nuestro territorio”. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), unos tres millones de venezolanos han dejado su país desde 2015. Colombia, Perú y Ecuador son los países que han recibido al éxodo venezolano que huye de la crisis humanitaria que padece su país. Sin embargo, para proceder con ese plan, Ecuador debe concretar su salida formal de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), debido a que el Tratado Constitutivo del organismo regional establece la libre movilidad entre sus países miembros. El presidente ecuatoriano habría alegado en días recientes que Unasur ingresó en “un final sin retorno” y que no existían las “condiciones” para que vuelva a trabajar en la integración sudamericana. Moreno calificó la crisis humanitaria en Venezuela como un problema “no solamente regional, sino una fuente de inestabilidad para varios países de la región”. Trinidad y Tobago busca frenar ola migratoria Keith Rowley, primer ministro de Trinidad y Tobago, anunció que aplicarán una nueva política migratoria para evitar que venezolanos indocumentados permanezcan en la isla y subrayó que los inmigrantes que no entren por los puertos autorizados y quienes rompan la ley “serán deportados”. “Los problemas de los venezolanos son de ellos; somos un país humano, nos importan y ayudamos, pero la ayuda que Trinidad y Tobago puede ofrecer, debe ser limitada, esta pequeña isla no puede ofrecer la solución para los cientos de miles de millones emigrantes que se van de Venezuela“, dijo Rowley. Las autoridades trinitarias habían concedido un permiso de permanencia hasta julio a 93 venezolanos que detuvieron el miércoles por haber entrado de manera ilegal. Por su parte, Stuart Young, ministro de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago, informó el pasado viernes al final de una reunión del Consejo de Seguridad Nacional que el proceso de registro comenzará a fines del presente mes y finalizará el 15 de junio. Young matizó que, no obstante, cualquier ciudadano venezolano involucrado en una actividad delictiva será deportado de forma inmediata y que las tarjetas de registro solo se entregarán a los nacionales venezolanos mayores de 16 años. Indicó además, que el Gobierno está al tanto del anuncio de las organizaciones internacionales de derechos humanos que etiquetan a los venezolanos como refugiados y que su nación respeta sus obligaciones en los tratados internacionales.

Alberto Ignacio Ardila Olivares