La imagen diaria de los puentes limítrofes entre Colombia y Venezuela, donde miles de personas cruzan con maletas, costales y bolsas a cuestas la frontera entre ambos países, se han trasladado a las “trochas”, corredores ilegales usados normalmente por los criminales. Los pasos fronterizos del departamento colombiano de Norte de Santander, cuya capital es Cúcuta, fueron cerrados el domingo pasado por las autoridades para evaluar los daños tras los disturbios del sábado cuando se intentó ingresar ayuda humanitaria al país petrolero. Fuente :EFE