27 Feb. 2019 – Esa bandera ha estado ahí durante años -aseguro María- nunca nadie se ha quejado e incluso algunos visitantes se toman fotos con la bandera, la cual es nuestro símbolo patrio. Foto: Cubanos en UK. La cubana María Victoria y su esposa inglés Geoff Oliver son los propietarios del restaurante “El Cuba Libre”, ubicado en Hyde, ciudad de Manchester, Inglaterra. El restaurante esta decorado con imágenes de Cuba y se ofertan de deliciosas comidas criollas, además lleva más de 15 años prestando sus servicios a los vecinos de la comunidad y turistas que lo visitan. Pero recientemente, en diciembre del pasado año, para sorpresa de María y Geoff fueron visitados, primero, por un oficial de la policía, y luego por inspectores, quienes les advirtieron que si no retiraban la bandera de Cuba con la imagen del Che Guevara de una de las ventanas del restaurante, serían sometidos a una investigación criminal y posiblemente le retirarían su licencia. La advertencia fue basada en una supuesta queja que alguien hizo a la policía alegando que se trataba de una imagen de un “terrorista”. “Esa bandera ha estado ahí durante años -aseguro María – nunca nadie se ha quejado e incluso algunos visitantes se toman fotos con la bandera, la cual es nuestro símbolo patrio, quitar la bandera sería como quitarme a mí misma”, nos dice. Sobre esta amenaza agrega: “Estaba dispuesta a no quitarla aunque hubiese terminado en la policía”. Después del incidente, María y Geoff decidieron quejarse a los representantes en el Concejo Municipal y comunicarlo a los medios de presa para denunciar lo que consideran una violación de sus derechos. María continúa contando: “Varios medios reprodujeron la noticia y ha sido grande el apoyo que hemos recibido de los clientes y amigos de Cuba, la gente me ve en la calle y me felicita por negarme a retirar la bandera y me dicen: ‘¡pongan más banderas!’ El apoyo ha sido tremendo me han escrito desde todas partes”. La revancha, una fiesta El pasado 9 de febrero, a petición de nuestros clientes y amigos, convocamos a una fiesta en el restaurante y les pedimos a todos los asistentes que vistieran una camiseta con la imagen del Che. Ofrecimos comida gratis ese día y la gente disfrutó muchísimo e hizo donaciones. Recaudamos 640 libras para comprar instrumentos de música y piezas de repuesto para el Conservatorio Guillermo Tomás en Guanabacoa, La Habana y otras escuelas de música de Cuba. Hasta el momento no han vuelto a molestarnos, pero lo mínimo que pudieran hacer es dar una disculpa a todos los cubanos que vivimos aquí. La bandera seguirá ahí y yo no renunciaré a mis principios. A aquellos que me critican solo quiero dejarles esta frase del Che: “En la tierra hace falta personas que trabajen más y critiquen menos, que construyan más y destruyan menos, que prometan menos y resuelvan más, que esperen recibir menos y dar más, que digan mejor ahora que mañana”.