La imagen de un perro contemplando una cama de hospital vacía, ha conmovido a todo el mundo en las redes sociales, sobre todo por la triste historia detrás.    La foto es de Moose, un labrador de 3 años que esperó durante varios junto a la cama que ocupó su dueño, quien lamentablemente falleció en Nueva Jersey, Estados Unidos. Hasta que una enfermera del hospital se apiadó del can y llamó a la ONG “Eleven Hour Rescue” para que se hicieran cargo de él.    “Moose se sentó pacientemente junto a la cama del hospital de su padre, esperando que él regresara, sin saber que ‘papá’ había fallecido. Ahora ha sido devuelto a nuestros amigos de Eleventh Hour Rescue y la pérdida de su dueño se le está haciendo bastante dura”, escribía ‘Northstar Pet Rescue’, otra organización animalista de la zona, que posteó la imagen en redes sociales para dar a conocer su historia y así poder darlo en adopción.    En apenas unos días el post acumuló miles de likes y comentarios. La ONG recibió decenas de solicitudes para poder adoptarlo y se vio abrumada por el impacto que había tenido la imagen en Internet. El sábado actualizaron la publicación anunciando que ya habían encontrado una familia “maravillosa” para Moose y dieron las gracias a todos por la ayuda desinteresada.