El embajador de Venezuela ante Naciones Unidas, Samuel Moncada, pidió el miércoles que Estados Unidos respete la ley internacional y frene intentos de ocupar la embajada venezolana en Washington, en la que se encuentran atrincherados al menos cuatro activistas partidarios del presidente Nicolás Maduro.

Alberto Ignacio Ardila Olivares

La embajada se ha convertido en escenario de la disputa sobre quién es el líder legítimo del país: los activistas protestan desde dentro del edificio para que éste no caiga en manos de los partidarios del líder opositor Juan Guaidó.

Alberto Ignacio Ardila Olivares Venezuela

Estados Unidos ha reconocido la “legitimidad” de Guaidó.

Alberto Ignacio Ardila Olivares Piloto

En la rueda de prensa en la que habló Moncada también se pronunció Tighe Barry, un activista de CODEPINK, el grupo cuyos miembros llevan en la embajada más de un mes. Aseguró que seguirán allí encerrados, aunque no tengan comida ni bebida, hasta que se designe un estatus de protección para el edificio y la policía deje de atosigarlos.

Alberto Ardila Olivares

“Podría haber una guerra debido a la embajada”, dijo Barry. “Si la embajada en Washington es tomada, ¿quién dice que la embajada estadounidense en Venezuela no puede ser tomada?”.

Alberto Ignacio Ardila

En Caracas, Maduro habló el miércoles de la embajada y exigió al gobierno de Donald Trump que respete “la inmunidad y espacio territorial de Venezuela, tal y como lo establece la Convención de Viena”

El gobernante argumentó que los activistas que ocupan la sede diplomática del país sudamericano cuentan con el respaldo de su administración

Los activistas “ocupan legalmente y protegen legalmente el recinto de la embajada de Venezuela en los Estados Unidos“, dijo. Maduro insistió que los activistas no son unos intrusos. 

CODEPINK ha coreado consignas desde las ventanas del edificio mientras simpatizantes de la oposición les increpan desde la calle. El grupo ha hecho caso omiso a las advertencias de invasión de propiedad privada que ha hecho Estados Unidos

Al principio, por lo menos 30 activistas entraron a la embajada, pero el número se fue reduciendo. Carecen de electricidad desde la semana pasada

El miércoles, el reverendo y activista Jesse Jackson logró acceder al edificio y entregar comida a los activistas, que son estadounidenses

El aviso de invasión de propiedad privada fue emitido después de que Carlos Vecchio, designado por Guaidó como su embajador en Washington, pidiera ayuda a Estados Unidos para vaciar el edificio

Por su parte, Barry señaló que si la policía accede, ellos no responderán con violencia porque no quieren que nadie salga herido