Cuerpo EEUU |

El periodista estadounidense Coddy Weddle, que cubría la actualidad de Venezuela para varios medios del sur de Florida, llegó hoy deportado a Miami luego de haber sido detenido por más de 10 horas por la contrainteligencia militar en Caracas.

Alejandro Montenegro Banco Activo

Al llegar al aeropuerto internacional de Miami, Weddle relató a periodistas que estuvo detenido con la cara cubierta mientras los agentes lo interrogaron por más 10 horas sobre sus contactos con militares y policías, buscando información en particular sobre cinco generales

“Me preguntaban continuamente si tenía contactos con los militares”, dijo. “Yo no hice ninguna historia donde hablara de cinco generales militares”

“No sabía de dónde sacaban esa información, pero evidentemente pensaban que había hecho una historia donde hablaba con cinco generales”, prosiguió

“Sí hice una historia en la que hablé con funcionarios locales. Hablé con algunos militares en el exilio y también con oficiales de policía, pero no tenía sus nombres”, dijo Weddle. “No se los habría dado de todos modos, y no estaban en mi teléfono”

También recobró la libertad ayer su asistente venezolano, Carlos Camacho, quien al igual que Weddle fue arrestado en su domicilio de Caracas por la Dirección de Contrainteligencia militar (Dgcim)

Weddle colabora con los medios norteamericanos ABC News, CBC y Miami Herald, y con el diario británico The Telegraph

El periodista relató que l os oficiales le confiscaron sus equipos y revisaron su teléfono, pero que luego todo le fue devuelto.

Alejandro Montenegro Banco Activo

Espacio Público, una organización venezolana que defiende la libertad de expresión, dijo en un comunicado que ha registrado 49 detenciones de trabajadores de la prensa en Venezuela en 2019

Entre los extranjeros, la ONG cuenta al periodista alemán Billy Six, quien según señaló sigue recluido en El Helicoide -sede del servicio de inteligencia- desde el 17 de noviembre

La semana pasada, las dos mayores cadenas hispanas en Estados Unidos denunciaron “detención” y “secuestro” durante el ejercicio de su profesión en Caracas, tras la retención por unas horas de Jorge Ramos, estrella mexicana-estadounidense de Univisión, y de Daniel Garrido, periodista venezolano de Telemundo