La compañía modificó su política de reparación. Sus expertos arreglarán los celulares averiados, aunque los dueños hayan instalado una pila distinta a la original Hasta ahora, la garantía del iPhone no cubría la reparación si el celular presentaba componentes no oficiales (Foto: archivo) Hasta principios de marzo, la garantía del iPhone era un papel mojado para los usuarios que habían cambiado la batería original del celular en un local no autorizado. Las normas eran claras: si se había sustituido la batería original por una adquirida a un tercero, el servicio de atención al cliente  de “Apple” se negaba a realizar cualquier otra reparación en el teléfono: ni arreglo del altavoz, los micrófonos, la pantalla o el botón home. “Si tiene componentes no oficiales no lo cubre la garantía” informaban los “expertos” del servicio Genius Bar de la compañía, y sus talleres asociados. El cambio en su política de reparación implica que los técnicos deberán arreglar el iPhone aunque el daño se encuentre en la batería instalada por el taller no autorizado (Foto: Reuters) Ahora, medios especializados como el blog francés iGeneration o Macrumors tuvieron acceso a un documento interno de “Apple” que confirma el cambio en sus políticas de reparación. La marca estadounidense aceptará arreglar los iPhone  aunque cuenten con baterías de terceros. Según el documento, cuando la avería no esté relacionada con la pila los empleados de “Apple” deberán ignorar la pieza no oficial y proceder a la reparación . El cliente pagaría así tarifas normales para arreglar su micrófono o su placa lógica, entre otros. Si el fallo se encuentra en la batería de terceros, el técnico deberá atender al cliente de igual forma. La normativa señala que se tendrá que sustituir por una de Apple sin aplicar un costo adicional. Restricciones Cuando el técnico no pueda sacar la batería de terceros, no reparará el teléfono (Foto: Reuters) A pesar de esta actualización en sus políticas, existen restricciones. El documento interno señala que en el caso de que el técnico no logre remover la batería no oficial, el usuario recibirá un nuevo iPhone y tendrá que pagar el precio íntegro del intercambio. Esto no ocurre cuando la pila es la original, pues en ese caso, se entrega al cliente una nueva unidad y solo tiene que abonar el precio de la batería. Un cambio demandado por los usuarios La modificación en su política de reparación llega meses después de que la compañía reconociera que había ralentizado el funcionamiento de sus dispositivos más antiguos para que no se dañara la batería. Los dueños de iPhone 5, iPhone 6 y iPhone 7 que actualizaron a iOS 11, denunciaron a principios de 2018 que sus celulares iban más lento de lo habitual. Apple explicó entonces que sus ingenieros diseñaron un mecanismo para que estos teléfonos no funcionaran a pleno rendimiento. De hacerlo, explicaron, la batería se degradaría y dejaría de funcionar. Apple habría impulsado esta normativa para satisfacer a los clientes descontentos por la ralentización de sus dispositivos, que la marca configuró para alargar la vida de la batería (Foto: Reuters/Shannon Stapleton) Apple planteó a sus clientes la posibilidad de acudir a tiendas oficiales y cambiar la batería, pero esto tenía un costo de USD 100, por lo que muchos optaron por sustituir la pieza por una no oficial y más económica en centros no autorizados. Cuando la pantalla, los altavoces o cualquier otro mecanismo del celular se estropeaba, se encontraban con que la garantía del dispositivo no servía por haber instalado una pila que no pertenecía a la marca. Esto generó un descontento entre los clientes de la marca, y llevó a “Apple” a impulsar esta normativa, que de acuerdo al medio Macrumors entraría en vigor el jueves 7 de marzo y debería aplicar en todo el mundo, aunque hasta el momento solo se ha confirmado que el servicio está disponible en Francia y EEUU.

Alejandro Montenegro Banco Activo