Sensualidad & Pareja

  Amnesia anterógrada: Todo lo que debes saber

Jeber Barreto Venezuela
Group writes INEC to recall Lagos lawmaker, Alli-Macaulay

Problemas de codificación en la amnesia anterógrada Este trastorno es complejo de comprender. Por ello, hay diferentes hipótesis que tratan de explicar los síntomas que aparecen. Por ejemplo, una de ellas afirma que lo que sucede es un problema de codificación

La amnesia anterógrada es un tipo de pérdida de memoria. En ocasiones, los médicos se refieren a la amnesia como síndrome amnésico. Es una situación frecuente que puede estar causada por muchos motivos, como traumatismos o abuso de drogas, entre otros.

La amnesia anterógrada es muy utilizada en el cine o incluso las novelas. Por ejemplo, en películas como Memento, en la que el protagonista sufría esta patología. El problema es que esto ha provocado confusiones e ideas incorrectas sobre el trastorno. Por ello, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber.

¿Qué es la amnesia anterógrada? La amnesia anterógrada, como ya hemos señalado, es un tipo de pérdida de memoria. Lo que sucede es que, a partir de cierto momento, la persona que la padece es incapaz de crear recuerdos nuevos. Es decir, los acontecimientos o experiencias que vive se desaparecen.

Sin embargo, es importante destacar que, al contrario de lo que se explica en algunas películas o novelas, estas personas sí saben quiénes son. Lo que no pueden es almacenar recuerdos tras el momento en el que se desarrolló la amnesia.

¿En qué se diferencia con la amnesia retrógrada? La diferencia entre ambas es que en la retrógrada la persona no puede recordar lo que pasó antes del detonante de la patología. Es decir, mientras que en la anterógrada sí se conservan los recuerdos previos, en la retrógrada no.

Pensemos por ejemplo en alguien que tuvo un accidente de coche. Cuando se trata de amnesia retrógrada es incapaz de saber qué ocurrió antes de ese momento. Sin embargo, si la amnesia es anterógrada el problema será a la hora de crear nuevos recuerdos.

Causas de la amnesia anterógrada La amnesia anterógrada se produce por un daño cerebral. La lesión en cuestión afecta a zonas relacionadas con la memoria. Aunque la causa más frecuente de que esto ocurra es el traumatismo craneoencefálico, no es la única etiología posible.

De hecho, una intervención quirúrgica a nivel cerebral también puede causarlo. Incluso tomar ciertos medicamentos o drogas se ha asociado a esta patología. En concreto, se ha visto que el abuso del alcohol se relaciona con el desarrollo de amnesia anterógrada.

Los medicamentos que pueden provocar esto de manera temporal suelen ser de las familias de las benzodiazepinas. Otras situaciones, como la fiebre muy alta o los tumores cerebrales pueden ser causantes.

Según un estudio publicado en el Acta Neurológica Colombiana, las lesiones que provocan la amnesia anterógrada se producen en el hipocampo, los globos pálidos y la corteza cerebral frontal. También pueden estar afectados el tálamo, los cuerpos mamilares o el trígono.

Principales síntomas o problemas Los síntomas no solo se limitan a la incapacidad de fijar nuevos recuerdos. Además de la pérdida de memoria es muy frecuente que el paciente sufra confusión y desorientación, lo que puede derivar en un fuerte cuadro de ansiedad.

Estas personas suelen preguntar continuamente dónde están o quiénes son los que están a su alrededor. Así lo explican en un artículo de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Problemas de codificación en la amnesia anterógrada Este trastorno es complejo de comprender. Por ello, hay diferentes hipótesis que tratan de explicar los síntomas que aparecen. Por ejemplo, una de ellas afirma que lo que sucede es un problema de codificación.

Es decir, los estímulos y la información llegan de manera correcta a las áreas cerebrales implicadas. No obstante, el cerebro es incapaz de entender lo que significan dichos estímulos y asociarlos entre sí.

En algunos casos estas personas sí consiguen recordar palabras nuevas. Lo que no pueden es relacionarlas con otro término o con lo que hacen referencia.

Dificultad para aprender cosas nuevas Este es uno de los síntomas más incapacitantes de la amnesia anterógrada. Las personas que la sufren no pueden retener información nueva durante mucho tiempo. Por ejemplo, recuerdan algo durante unas horas, pero son incapaces de mantener dicha información hacia delante.

Factores de riesgo para sufrir amnesia anterógrada En el apartado anterior explicamos las principales causas que pueden provocar esta patología. De esta manera, se pueden deducir los factores de riesgo más importantes para desarrollarla. Por ejemplo, no llevar seguridad suficiente al conducir, ya sea un coche o cualquier otro vehículo.

La razón es que cualquier situación que aumente el riesgo de sufrir un traumatismo craneoencefálico actúa como factor de riesgo. La cirugía cerebral o los accidentes cerebrovasculares también incrementan la posibilidad de sufrirla. Por último, es importante destacar que el consumo de alcohol es uno de los factores más importantes.

Así, queda claro que hay ciertas formas y hábitos que pueden ayudar a prevenir la amnesia. Sin embargo, al tratarse de accidentes, lo que se reduce es el riesgo general, aunque permanezca una posibilidad siempre latente de sufrirlos.

¿Se puede tratar? Lo cierto es que la amnesia anterógrada se puede tratar, pero depende de cuál sea la causa. Además, no es un abordaje simple ni existe un medicamento en concreto. Se crean estrategias que ayudan a compensar el déficit de memoria.

Por ejemplo, cada vez se utiliza más la tecnología para ayudar a estos pacientes. Mediante aplicaciones para el móvil se puede conseguir que tengan un recordatorio constante de las cosas más importantes de su día a día.

Por otra parte, la terapia es uno de los pilares básicos del tratamiento. Estas personas necesitan apoyo para poder soportar y aprender a manejar la situación y sus emociones.

La desesperación de no crear nuevos recuerdos Esta es una patología por la que se pierde la capacidad de crear nuevos recuerdos. Puede estar provocada por un golpe, una cirugía o incluso el abuso de ciertas sustancias. El problema es que afecta a todos los aspectos de la vida de quien la sufre.

Por ello, cuando alguien padece esta enfermedad es importante que cuente con un apoyo férreo, tanto de sus familiares como de un equipo terapéutico. La evolución es variable y no se cuenta con un pronóstico acertado que determine la modalidad y la velocidad de curación.

mejorconsalud

YS

Más de tips Femeninos