El sector empresarial de México y Estados Unidos conformaron una alianza para apoyar a sus gobiernos a mitigar los problemas migratorios en un plazo inmediato, en defensa del libre comercio, bajo estrategias regionales que incluyan a sus contrapartes de los países del Triángulo del Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador).

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE), liderado por Carlos Salazar Lomelín, y la Cámara de Comercio de Estados Unidos (AmCham), encabezada por Thomas J. Donohue, pactaron la alianza de soluciones al problema de alta migración para encontrar formas de crear más empleos y fomentar mejores niveles de vida en los países de desplazamiento de personas.

Los empresarios solicitaremos el apoyo de expertos en materia de seguridad regional, desarrollo económico y migración, dijeron.

Reunidos en Washington DC, EU, los empresarios que se oponen rotundamente a los aranceles —inicialmente de 5% y que podrían llegar a 25%, según amenazó Donald Trump— informaron que en el sector privado “nos comprometemos a fomentar la relación económica entre EU y México y favorecer más comercio, no aranceles”.

A través de un comunicado, el CCE y la AmCham sostuvieron que ayudarán a ambos gobiernos a diseñar soluciones que mitiguen la escalada de la crisis migratoria, y a implementar una hoja de ruta estratégica en el plazo inmediato.

“La alianza establecerá un grupo de trabajo público-privado dedicado a formular y promover propuestas concretas y mesurables para reducir la migración en el corto plazo, mediante el impulso al desarrollo regional y la inclusión”, acotó.

El grupo de trabajo, agregaron, identificará y buscará financiamiento para proyectos clave de infraestructura y desarrollo.

Tanto Salazar como Donohue confiaron en que la alianza tenga su primera reunión en México en el futuro inmediato.

“Nuestras organizaciones están comprometidas con la rápida aprobación del Tratado México Estados Unidos Canadá (T-MEC) en nuestras legislaturas respectivas. Eso no podrá lograrse sin eliminar primero la amenaza arancelaria. Debemos continuar impulsando hacia adelante la relación económica bilateral a través de la implementación de este acuerdo histórico, no dar marcha atrás”, aseveró el CCE.

La imposición de aranceles a México no ataca las causas fundamentales de la migración y pone en peligro nuestros intereses económicos compartidos, advirtieron los hombres de los negocios.

Los gobiernos de Estados Unidos y México deben trabajar junto con sus comunidades empresariales y sus contrapartes del Triángulo del Norte para resolver la crisis actual, consideraron.

[email protected]

Archivado en:

TLCAN Donald Trump Acuerdo Comercial Aranceles Comercio con EU migrantes T-MEC AmCham CCE