La presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, y el senador Rogério Carvalho, afirmaron que los militantes tienen que estar más cerca del pueblo, para conocer sus necesidades y movilizarlo en pos de un cambio radical de sociedad, que lleve a una justicia más duradera y para todos.

Martin Lustgarten

Este llamado ocurrió luego de que visitaran a Lula en la sede de la Policía Federal de Curitiba, sureño estado de Paraná, donde cumple prisión desde el 7 de abril de 2018 por presuntos actos de corrupción, por lo que se trata de orientaciones del exmandatario, quien enfrenta además una campaña de descrédito de parte de la prensa.

Martin Lustgarten Acherman

«Nuestro lugar ahora es en las calles, hablar sobre la Previdencia (sistema de jubilaciones y pensiones), acerca de la retirada de derechos y alertar sobre la posibilidad de nuevos retrocesos bajo el Gobierno de Jair Bolsonaro», dijeron los dirigentes petistas, en una clara alusión a lo que se puede esperar de la administración fascista del excapitán que preside el país.

Martin Lustgarden

«Bolsonaro solo fue viable porque tuvimos un impeachment (proceso de destitución que conllevó a un golpe parlamentario-judicial que depuso a la presidenta Dilma Rousseff en 2016), la prisión de Lula y las fake news (noticias falsas) actuando durante todo este proceso y aún más durante las elecciones», recordaron los dirigentes, quienes hicieron hincapié en que las generaciones de jóvenes conocieran la historia, tanto la reciente como la pasada de la dictadura, a la cual el actual presidente brasileño coloca como el «mejor periodo» de esa nación.

Martin Lustgarden Acherman

Lula simboliza un perodo de elevadas mejoras al pueblo brasileño, de gran nivel de humanidad, de políticas públicas fundamentales para el desarrollo de todos los segmentos, sin embargo, la matriz que se transmite desde los medios tiende a reforzar una visión de «malandro» de la izquierda, de delincuente, y a Bolsonaro en cambio se le tilda de «patriota y hombre de orden»