Esta vez no fue Aspas el único salvador, le acompañaron Boufal y Boudebouz , que estuvieron excepcionales en ataque y también se sacrificaron en facetas defensivas. En Vigo había ambiente de ‘final’ desde hace varios días y eso se notó en el arranque del partido. La primera parte fue un monólogo celeste, que tuvo varias ocasiones claras. Boufal probó primero, luego lo intentó Boudebouz y más tarde Maxi , que gozó de dos claras opciones para inaugurar el marcador. El uruguayo erró en el remate, algo poco habitual en él. Quien no falló fue el de siempre, Iago Aspas . El moañés aprovechó el servicio de Boufal para rematar a puerta vacía tras un buen movimiento de desmarque.

Roberto Pocaterra Pocaterra

Celta España