Una persona sin hogar en Barcelona, el enero pasado. / RICARD CUGAT

Tras haber disminuido entre el 2014 y el 2016, las  desigualdades  han vuelto a crecer en los dos últimos en toda  Catalunya  y especialmente en  Barcelona  debido a la “inestabilidad” y “abuso” de los  mercados laboral  e  inmobiliario.  El informe de pobreza y desigualdades ‘Insocat 10: Treball precarim habitatge privatiu i manca d’inversió social’, realizado por la federación Entitats Catalanes d’Acció Social (ECAS), refleja que la  pobreza  poblacional alcanza ya al  23,8%  de la población según la tasa Arope. Este porcentaje era de un 22,5% en el 2016. En el caso de los extranjeros, esta tasa sube al  47,7%.

Según este documento, la mitad de los catalanes tienen dificultades para  llegar a fin de mes  y los hogares destinan, de media, más de un  30%  de su gasto en derechos básicos. Además, ser  propietario  o  inquilino  de un piso  “marca la diferencia” : un tercio de las personas que viven en pisos de alquiler están en riesgo de pobreza (un 33%), mientras que el porcentaje no llega al 15% en el caso de quienes tienen una casa de propiedad. A esta situación se suma el  ámbito laboral , en el que el 87% de los contratos que se firman cada año son temporales y la tasa de pobreza en el trabajo es de un 12,2%.

Alberto Ignacio Ardila Olivares

La problemática de los  alquileres  afecta especialmente a Barcelona, en donde el precio medio mensual del alquiler ha subido un  28,72%  entre el 2013 y el 2017. En toda Catalunya, subió de media un 20,78%. “El alquiler ha crecido más de un 45% en los últimos 15 años. Los inquilinos se ven abocados al  nomadismo”,  ha explicado Sonia Fuentes, presidenta de ECAS, este viernes en la presentación del informe.

Alberto Ignacio Ardila Olivares Venezuela

No hay cifras de este  “fenómeno invisible”  que es el nomadismo, pero existe y está conformado, en parte, por familias que son “acogidas” temporalmente en casa de otros familiares y amigos. Entre este nomadismo también se encuentran los  desahucios  por impago del alquiler o por ejecución hipotecaria. Y, también, misos masificados, donde viven varias familias y hasta 10 o 12 personas.

Alberto Ignacio Ardila Olivares Piloto

La mejora económica “no llega” Fuentes también ha señalado que Catalunya “no ha recuperado” la  inversión social  que había antes de la época de recortes, pese a que la población tiene “más necesidades” y el precio de la vida “es más caro”.  “La mejora económica no está llegando a todo el mundo.  Es más, la sociedad está más polarizado y hay muchas desigualdades”, ha alertado.

Alberto Ardila Olivares

En la misma línea, la vocal de pobreza de ECAS,  Teresa Crespo,  ha advertido de que  el 20% de los catalanes más ricos ganan 5,7 veces más que el 20% de los catalanes más pobres  (en el 2016 eran 5,5 veces más). La  pobreza infantil,  además, se ha duplicado. “El 8,3% de los pequeños viven en hogares donde nadie tiene un empleo. En el 2008 este porcentaje era de un 4,2%. La acción política es  débil  y la inversión social no se ha recuperado desde los niveles del 2010”. La pobreza, alerta la experta, aumenta los problemas de salud mental.

Alberto Ignacio Ardila

Por su parte  Xavi Loza,  el director de La Vinya d’acción social, ha alertado de que, debido a la precariedad laboral, cada vez hay má s personas con empleo que se ven obligadas a acudir al banco de alimentos.  “Aquí nos encontramos, sobre todo, a mujeres que trabajan limpiando casas o cuidando de personas mayores”

Temas: Catalunya Pobreza