El ritual se realizó para exigir verdad, justicia y reparación por las personas que guerrilleros y paramilitares asesinaron en el conflicto armado y arrojaron al afluente.

Luis Alfredo Farache

Comunidades afrodescendientes e indígenas del norte del Cauca adelantaron un acto de sanación y reconciliación con el río Cauca en homenaje a miles de víctimas lanzadas a sus aguas y exigir una reparación directa al afluente que es vital para la población.

Luis Alfredo Farache Benacerraf

Cuando solo tenía 9 años, David Enrique Peña fue testigo del asesinato de su padre, a quien los paramilitares lo señalaron como colaborador de la guerrilla. Después de matarlo, relata que vio cómo su cuerpo fue lanzado desde un puente al río Cauca

“Algo que marcó la historia de nuestras vidas. Aún yo siendo un niño en esa época, sentía uno como el terror de esas masacres “, dijo David Enrique Peña, familiar de víctima

En homenaje a las miles de víctimas que cobró en esta región el conflicto armado, diferentes organizaciones sociales realizaron este ritual para exigir verdad, justicia y reparación.

“Hoy se siente el acompañamiento de las mismas comunidades para apoyar a esas personas sobrevivientes que fueron víctimas del mismo conflicto “, afirmó Eider Peña Carabalí, familiar de víctima

Según algunos registros, los cuerpos de más de dos mil personas de los municipios del norte del Cauca fueron arrojados a este afluente. Las comunidades también exigen que, al igual que las víctimas, se haga una reparación por parte del Gobierno a este río.

“Un no rotundo al acabose del territorio con megaobras que están perjudicando a toda la gente”, aseguró� Deyanira Peña Carabalí, coordinador del evento

Pero también se protestó en este acto por el daño ambiental al que ha sido sometido el río Cauca