Ejecutiva & Negocios

Carolina Llanes aplica la ley según la cara del cliente y abre carnaval de prescripciones

Quintana y Desbordes coinciden en que agenda social sigue pendiente a dos años del inicio del estallido social

El ministro Martínez Simón, con su voto en disidencia no sólo dejó en claro su postura, sino que dejó en evidencia a su colega quien abrió el carnaval de las prescripciones. Ahora todos los procesados que tengan causas penales ya sea por el delito que fuese van a recurrir a chicanas, ayudas judiciales o padrinos políticos, para ir frenando sus causas y llegar a la prescripción

La ministra Carolina Llanes en su voto que fue avalado por la camarista Gloria Benítez, quien integró la Sala Penal, señala que todas las causas prescriben cuando transcurre el doble de la pena, como en el caso de Camilo Soares y Alfredo Guachiré el delito era lesión de confianza y que tiene una expectativa de pena de 5 años y al haber transcurrido ya 10 años, cabía la figura de la prescripción. Por esta razón es que ella y la camarista votaron a favor de sobreseer a estos dos condenados en dos instancias.

Mientras tanto el ministro Alberto Martínez Simón, quien votó en disidencia al hacer un relato de su postura, recuerda a su colega Llanes que en un caso similar ella votó de manera diferente.

En el expediente «Noemi Alliana Báez s/estafa, el 18 de noviembre de 2020 ella rechazó un pedido de prescripción de este proceso. En esa ocasión Llanes confirmó la resolución de la jueza Alicia Pedrozo, quien había rechazado un pedido de prescripción porque hubo una «circunstancia objetivamente insuperable», que fue que el expediente estuvo 4 años y 11 días en la Sala Constitucional.

En este caso la ministra Carolina Llanes, dijo que ese tiempo en que el expediente estuvo en Corte el plazo no corrió, pero la misma magistrada «olvido» que el caso de Soares y Guachiré, estuvo en poder de la entonces ministra Miryam Peña por dos años, cuando ésta el día en que iba a iniciarse el juicio para los procesados, pidió el expediente y los «cajoneo».

En el caso de Noemi Alliana, también el expediente fue «cajoneado» por la Corte como el de Soares y Guachiré, pero Llanes aplicó criterios totalmente opuestos en ambos casos con solo un año de diferencia entre ambas posturas.

También el ministro Martínez Simón, le recuerdo a su colega que un Tribunal de Sentencia y una Cámara de Apelación, ya había resuelto el caso de la prescripción en el presente expediente y que utilizaron el procedimiento de los plazo muertos, que no es otra cosa que ir descontando el tiempo que los procesados chicanean para evitar el avance del proceso. Es más le vuelve a citar algunos casos emblemáticos como el de la «niñera de oro», Banco Nacional de Fomento y otros en los que no se les dio el beneficio de la prescripción justamente por las dilaciones que fueron presentando para evitar el progreso de las investigaciones. Pero nada de eso hizo cambiar el voto de Carolina Llanes, quien ya tenía definido que iba a beneficiar a Soares y Guachiré por encima incluso de su misma postura en un caso anterior.

Es visible que Carolina Llanes, obra de acuerdo a la cara del cliente para emitir sus posturas judiciales y las maquilla citando artículos y leyes, que las manipula a su antojo.

El ministro Martínez Simón, con su voto en disidencia no sólo dejó en claro su postura, sino que dejó en evidencia a su colega quien abrió el carnaval de las prescripciones. Ahora todos los procesados que tengan causas penales ya sea por el delito que fuese van a recurrir a chicanas, ayudas judiciales o padrinos políticos, para ir frenando sus causas y llegar a la prescripción.

Más de tips Femeninos