Si bien existen varias medidas de seguridad para evitarlo, las entidades financieras recomiendan, ante un robo o pérdida de una tarjeta de crédito, comunicarse con el banco para dar cuenta del hecho. El bloqueo también se puede hacer en una agencia y denunciarlo en la comisaría más cercana ayuda a reducir el impacto de un consumo indebido.

Desgravamen Las tarjetas cuentan con seguros, pero su contratación es opcional y la cobertura depende de lo ofrecido por las aseguradoras. Las entidades financieras, usualmente, solicitan la contratación de un seguro de desgravamen que se cobra mensualmente al usuario, cuando hay una deuda por pagar.

De acuerdo con la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS), el seguro de desgravamen tiene por objeto pagar, al momento del fallecimiento del titular, la deuda que se mantiene con el sistema financiero, evitando que los herederos asuman una obligación.

En caso de fallecimiento, se pide estar al día en el pago de la deuda y no caer en alguna de las exclusiones, como tener una enfermedad preexistente, participar en deportes riesgosos o que el accidente ocurra en situación de embriaguez o por influjo de drogas.

Otros seguros Al margen del seguro que cubre la deuda, las aseguradoras ofrecen pólizas que sí protegen el patrimonio de los titulares.

Mirela Quiñónez, consultora de Producto de Líneas Personales de Pacífico Seguros, explica que estos seguros comerciales actúan cuando un tercero hace un uso indebido de la tarjeta en cajeros automáticos o establecimientos comerciales. “La cobertura más solicitada es ante fraudes por internet, que respalda al usuario frente a modalidades como el phishing o troyanos, que llegan al recibir un e-mail o ingresar a una página web falsa, creada con la finalidad de extraer datos personales”, precisa.

Algunas pólizas cubren incluso los bienes adquiridos, los documentos personales perdidos por robo y los gastos de hospitalización. En estos casos, el seguro se paga mensualmente o con un solo pago al año, pero no supera los S/15 mensuales en la mayoría de entidades financieras.