El Observador / Para el cierre de su presentación en el festival de música Glastonbury, el vocalista de la banda inglesa Coldplay , Chris Martin, contó con un invitado especial: Barry Gibb. Gibb fue uno de los integrantes de los Bee Gees, una de las bandas pop más celebres de la década del 1970.

Junto a Gibb, quien subió al escenario con una guitarra acústica, Martin y el resto de Coldplay hicieron una versión de Stayin’ Alive , canción que formó parte del filme Fiebre de sábado por la noche (1977) y que se volvió una de las más reconocidas de los Bee Gees a lo largo de su carrera.

En tanto, B illboard anunció que Gibbs publicará su segundo disco solista en primavera tras firmar con el sello discográfico Columbia.